Duelo de primos para la gobernación correntina

El próximo domingo Corrientes elige gobernador. Se trata de la primera contienda electoral relevante después del 28 de junio. Los comicios tienen dos particularidades. Por un lado, el que más arriesga es el cobismo, que respalda al actual gobernador, Arturo Colombi, quien aspira a ser reelecto. Por el otro, se reedita un clásico provincial, que son las internas familiares, ya que su principal rival es su primo Ricardo, su antecesor en el cargo, que es apoyado por la UCR orgánica, que responde a Gerardo Morales. El kirchnerismo marcha más atrás con el senador justicialista Fabián Ríos.
Arturo Colombi es el primer gobernador de Corrientes que puede aspirar a una reelección, gracias a una reforma constitucional. Cuenta con el apoyo de Cobos.

—¿Qué se pone en juego el próximo 13 de septiembre en Corrientes?

—Con el triunfo del 13 de septiembre podremos profundizar el desarrollo. Así habrá más trabajo, más calidad de vida. Todo eso puede hacerse porque somos capaces. Del otro lado, la oposición carece de esos programas y no construyó alternativas de ningún tipo.

—¿Por qué denunció que hay una "asociación de intereses" entre Néstor Kirchner, Gerardo Morales y Ricardo Colombi?

—Porque fue el propio candidato justicialista Fabián Ríos el que salió a denunciar que Ricardo Colombi había propuesto ser el candidato de Kirchner si Ríos se bajaba y lo apoyaba. Esa denuncia revela la alianza entre Kirchner y Ricardo. Se demuestra ahí una conjunción de intereses entre Morales y Kirchner porque los dos quieren infligirle a Cobos una derrota en Corrientes.

—¿Por qué se produjo la ruptura política entre usted y su primo?

—Porque Ricardo Colombi no ocupó su rol de diputado para el que fue electo en 2005, sino que intentó seguir gobernando la provincia sin ser gobernador.

—¿Cómo es su relación con el gobierno de Cristina Fernández luego de su apoyo a las entidades del campo?

—No es todo lo fluída que a nosotros nos gustaría que fuera. Pero así y todo asistimos al diálogo con la Presidenta. Desde entonces no hubo más contacto y quedaron cosas pendientes a resolver.

—¿Quién es el representante de la Unión Cívica Radical: usted a través del apoyo de Julio Cobos, o Ricardo Colombi, a través del apoyo de Morales?

—Cobos, con un solo acto institucional que fue su voto de desempate por las retenciones, sintetizó los valores que muchos argentinos creían perdidos. Pero además le dio al radicalismo la esperanza de volver a ser una opción para la ciudadanía. Cobos es hoy el radical con más proyección de futuro e inspira respeto entre correligionarios que antes lo cuestionaban. Y nosotros estamos con Cobos.

—En los últimos años, las elecciones de Corrientes se definen entre miembros de una familia. ¿Por qué sucede eso?

—Que candidatos de distintos sectores lleven el mismo apellido o sean primos, como en este caso, es una mera casualidad. No me considero parte de una dinastía de poder. Lo que pasa es que esto no es una pelea de familia sino una pelea de proyectos donde hay alguien que por rencor trata de volver a cualquier costo.

—¿Hay una campaña sucia en su contra?

—Hay una campaña sucia para tratar de perjudicar al Gobierno. Se puede ver en los medios opositores, en acusaciones judiciales sin fundamento, en muchas cosas que ni vale la pena mencionar.

"Hay total falta de gestión"

Ricardo Colombi fue gobernador de Corrientes entre 2001 y 2005, después de un largo período de inestabilidad institucional. Al no poder lograr reformar la Constitución que impedía la reelección, acordó la sucesión con su primo Arturo. Pero al poco tiempo se pelearon y se distanciaron políticamente. Hoy son férreos rivales.

—¿Qué se pone en juego en Corrientes el próximo 13 de septiembre?

—Se ponen en juego dos proyectos. Un proyecto económico, que encarna el actual Gobierno, con amigos del poder a través de la obra pública; y otro proyecto, el nuestro, que venimos desde muy abajo tratando de conseguir mejoras en distintos ámbitos como la educación, la calidad de vida y la salud.

—¿Por qué decidió volver a candidatarse a gobernador?

—Porque queremos recuperar el respeto y el diálogo hacia el hombre y la mujer de la provincia de Corrientes. Lo hicimos así en 2001, en una época de crisis, y la sociedad creyó en nosotros y nos permitió superar juntos la crisis. Nuestro proyecto será para apuntalar más los aciertos y también aprender de los errores de nuestro paso por la gestión pública.

—¿Qué opina de la gestión del gobernador Arturo Colombi?

—Creo que la falta de gestión en todos los aspectos y que ha priorizado un proyecto económico que se basa en dos patas: empresarios amigos del poder a través de la obra pública, y medios de comunicación, en los que ha gastado casi doce millones de pesos por mes en publicidad espuria. Yo hace tres años que estoy censurado en la provincia.

—El gobernador Colombi lo denunció por asociarse al senador Gerardo Morales y Néstor Kirchner. ¿Qué piensa de esas declaraciones?

—Mire, no hay que dar más por el pito, que lo que el pito vale. El gobernador dice eso porque está perdido.

—¿Los pronósticos electorales le dan una ventaja sobre su primo?

—Va a perder.

—En algún momento, tuvieron una buena relación. ¿Qué los separó?

—Tuvimos diferencias en los proyectos para encarnar en Corrientes.

—El gobernador Colombi apoyó al campo, rompió con el Gobierno, y hoy tiene el apoyo del vicepresidente Julio Cobos. Si gana, ¿intentará recomponer el vínculo con Cristina Fernández de Kirchner?

—No se puede gobernar una provincia sin tener una relación adulta, o más bien madura con el Gobierno. En ese entonces era entendible la situación que atravesaba Corrientes en relación con la conflictiva situación del campo. De hecho lo estamos sufriendo, pero el gobernador Colombi debería haber seguido gestionando. Llevó a la provincia a un estado calamitoso.

—Historicamente, las disputas electorales en el distrito se resolvían dentro del seno familiar...

—Acá, la situación es diferente. Le repito, están en juego dos proyectos: un proyecto económico del actual Gobierno a través de la obra pública y, por otro lado, nosotros un proyecto político, en el que venimos trabajando desde hace mucho tiempo.

Comentá la nota