Más dudas sobre las 21 muertes

Si bien la farmacia estadounidense Franck's Pharmacy admitió que elaboró erróneamente el medicamento que causó la muerte de 21 caballos de polo del equipo La Lechuza antes del comienzo del Abierto de los Estados Unidos, una faceta de la tragedia ocurrida en Wellington no pasa desapercibida: los posibles errores en el procedimiento de la aplicación del medicamento.
"Por los testimonios que se conocieron, yo me jugaría a que hubo una falta de experiencia en el modo y la velocidad de aplicación de la sustancia", le dijo ayer a Clarín el veterinario Carlos Alberto Carabajal, un reconocido profesional de 46 años de experiencia, docente universitario, director del Instituto de Enseñanza del Caballo Sangre Pura de Carreras y director y docente del curso de capacitación de entrenadores del Hipódromo de San Isidro.

¿A qué apunta Carabajal? Tal como se puede certificar por Internet, el Biodyl debe aplicarse "vía intramuscular o intravenosa lenta". De acuerdo al profesional, por más que el medicamento se haya preparado con diez veces más de lo normal de selenito de sodio o selenio, "en ese caso los caballos se podrían haber muerto un día después".

Para Carabajal, si los caballos se cayeron uno tras otro, tal como fue documentado por los diarios estadounidenses, fue porque el medicamento se aplicó erróneamente. Es decir, no se aplicó de manera lenta, tal como se estipula.

"Los caballos murieron en 30 segundos, que es lo que demora el shock que habría producido la forma de aplicación. Lo que llama la atención es que si el medicamento lo aplicó un profesional, tendría que haber parado cuando se produjo la primera muerte. A lo sumo se hubieran muerto uno o dos caballos, pero no veintiuno", concluyó Carabajal.

Las investigaciones continúan en Estados Unidos a través de la policía de Palm Beach, en el estado de Florida. Asimismo, tomó cartas en el asunto la Food and Drug Administration (FDA), el organismo estadounidense que regula la producción y la comercialización de los medicamentos.

Comentá la nota