Dudas sobre la financiación y la capacidad de ejecución de las obras previstas en el plan oficial

Varios economistas consultados por lanacion.com expresaron sus recelos y alertaron sobre la salud del superávit fiscal; no obstante, rescataron la mayor atención del Ejecutivo ante el impacto de la crisis global
Pese a que sobresalen las críticas por el despilfarro del pasado y se destaca el cambio de actitud frente a la crisis, los economistas dudan sobre el impacto real que podría tener en el mercado el megaplán anunciado por el Gobierno. Además se preguntan sobre cómo será financiado y la verdadera capacidad de ejecución de las obras.

Consultados por lanacion.com, los especialistas estiman que el efecto sobre la economía será marginal y descreen sobre la posibilidad de que exista financiación para El Plan de Obras para Todos los Argentinos presentado hoy por el Gobierno en Olivos. Los más confiados exigen un "monitoreo constante" de las cuentas fiscales para evitar una mayor fuga de capitales.

El kirchnerismo presentó hoy un plan de inversión en infraestructura por 111.000 millones ($71.000 millones con "financiamiento estructurado", y $ 40.000 sin desembolsos asegurados). Se trata, según los funcionarios, del "fortalecimiento y la aceleración" de una iniciativa ya presentada en marzo, que prevé proyectos en vivienda, transporte y energía para reactivar la economía.

Además, se estimó que durante el año que viene se invertirán 57.000 millones de pesos, de los cuales 33.000 millones ya aparecen el presupuesto 2009. Los restantes 20.000 millones saldrían de créditos de organismo multilaterales, inversores privados, los fondos del Anses, y el ahorro en subsidios.

"La duda general con este Gobierno es siempre el financiamiento, de dónde sacan los fondos", afirmó el economista de Prefinex Nicolás Bridger a lanacion.com. "Siempre están los anuncios pero nunca está muy clara la contrapartida", agregó.

"Con los números actuales es difícil que tengan el financiamiento. Después hay que ver si realmente tienen la capacidad de ejecución de las obras. Este es un Gobierno que se ha caracterizado por anunciar grandes planes de infraestructura que luego no se ejecutan", criticó.

Optimismo. Pese a las dudas, algunos expertos consideraron positivo el hecho de que el Gobierno haya dejado de manifestar que la economía argentina se encuentra aislada en una burbuja y haya comenzado a admitir que la crisis internacional golpeará al país.

"En general me parece que es saludable el giro que fue adoptando el Gobierno desde hace unas semanas de darle mayor atención al proceso de impacto de la crisis", indicó a lanacion.com, Eduardo Luis Curia.

Con respecto a las medidas anunciadas hoy, dijo que es bueno en la medida que apunta a la demanda, "más allá de algunos planteos ofertistas (sic) de segunda magnitud".

"En este período parece visible que existe una desaceleración de la actividad y también de los recursos disponibles. Pero aunque uno tensione la mano, hay que hacer la apuesta", dijo haciendo alusión a la posibilidad de que se ponga el peligro el superávit fiscal.

No obstante, advirtió que la puesta en marcha de este plan "va a suponer un monitoreo constante", ya que "hay un límite para todo el activismo fiscal". El experto señaló que la "desarticulación del frente fiscal puede impulsar una fuga de capitales".

"El impacto que esto va a tener sobre la demanda interna va a ser absolutamente marginal", señaló a este medio el economista de Exante Aldo Abram. "La única forma de incrementar la demanda interna es si en épocas de vacas gordas se ahorra para épocas de vacas flacas como esta", afirmó y agregó: "La gestión K se dedicó a despilfarrar".

Otra opción, dijo Abram, es la de buscar financiamiento externo, como hacen los otros países en el mundo. No obstante, "la Argentina se ha dedicado a destruir su credibilidad y su crédito".

"Si el Gobierno hace lo que está diciendo que va hacer, y para eso usa las reservas del Banco Central o pone en peligro el tema fiscal vamos a tener una crisis bancaria y cambiaria muy fuerte", indicó el economista. "Igualmente, no va a ser la primera vez que se anuncie un megaplán que no se hace", agregó desconfiado.

Comentá la nota