Dudas sobre los aportes a Kirchner y De Narváez.

Los informes previos de gastos de campaña de Kirchner y De Narváez abren dudas, disparan curiosidades y levantan viejos fantasmas.
De arranque los dos están en un off side ético. De Naravéz hizo enormes gastos publicitarios para instalar su imagen antes de los 60 días de campaña que permite la ley. Y Kirchner se desplaza con aviones y helicópteros del Estado. Pero el candidato de Unión Pro no usó la palabra "candidato" antes de ese plazo y así se abusó de un bache de la ley y el ex presidente se justificó en un decreto que fija que la familia presidencial debe tener seguridad brindada por el Estado.

Paradójicamente, los dos coinciden en estimar que gastarán casi 15 millones de pesos cada uno. La ONG Poder Ciudadano está investigando si no se trata de una cifra subestimada. Eso no es lo único que comparten.

De comparar el informe de gastos de la campaña del 2005 con la actual, surge que De Narváez -que fue como candidato del PJ duhaldista- recibió 3 mil pesos del candidato de Moreno, Gustavo Triemstra, que ahora donó 130.700 a Kirchner. El mismo José María Diaz Bancalari -el más fiel soldado K- era, también en el 2005, uno de los responsables del informe de gastos electorales de Chiche Duhalde y De Narváez. Y Jorge Landau, apoderado legal del PJ de Kirchner, había puesto $ 5 mil para la lista duhaldista. Cosas de la política.

La diferencia de la campaña K respecto del 2007 es que ya no está Héctor Capaccioli como responsable político de la recaudación. Capaccioli renunció a la superintendencia del servicio de salud luego de pelearse con la ministra de Salud, Graciela Ocaña. El contexto de ese conflicto fue el asesinato del empresario farmacéutico Sebastián Forza, quien apareció donando 100 pesos a la campaña de Cristina en el 2007 y la Justicia investiga si fue plata propia o prestó la firma como, se supone, hacen muchos políticos a la hora de presentar estos informes. El lugar de Capaccioli lo ocupan ahora el jefe de Gabinete de Scioli, Alberto Pérez, y el intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo y el de responsable financiero, Cadrlos Machiaroli, el ex secretario administrativo del Senado.

Del lado de De Narváez, quien puso como apoderado de su lista a Fernando Rozas y como responsables financieras a Verónica Renault y Mercedes Colombo también hay sospechas: la ausencia de aportes de grandes empresas y el hecho de haber afirmado que hasta ahora no gastó nada. Y que la empresa ganadera de su hermana Juanita aparezca aportando 130 mil pesos, mientras que por otro lado figura como deudora del candidato en 105.318 pesos de "fondos en custodia".

De todos modos, los informes finales que deberán presentar 60 días después de las elecciones son los que servirán para determinar si violaron la ley 25.600 de financiamiento electoral.

Comentá la nota