Dudas por el manejo de las cooperativas

Si bien la implementación de las cooperativas permite que muchas personas accedan a un empleo en un contexto de una dura crisis económica; la mayoría de sus integrantes, al contrario de lo prometido, no cuenta con obra social. Tampoco está claro si se realizan los aportes del Monotributo.
La generación de esta forma de empleo está enmar-cada dentro del Programa de Inversión Social y su vez en el de "Oportunidades para la Inclusión Social", que depende del Ministerio de Desarrollo Social de Nación. Dicho programa prevé que los integrantes de estas cooperativas posean obra social y para ello tengan acceso a un monotributo más económico en concordancia con la situación económica de los beneficiarios.

Pero contra todos los dichos de quienes representan esta gestión, sus integrantes aún no la tienen, lo que les acarrea una infinidad de problemas.

"Nosotros agradecemos profundamente el trabajo pero obra social no tenemos", reconoció un hombre que trabaja en una de las cooperativas, aunque prefirió no difundir su identidad. La fuente también contó que ante la falta de este servicio tuvo que endeudarse para poder cubrir los gastos de un grave problema de salud que tuvo un familiar suyo.

Varios empleados consultados por este medio se mostraron muy preocupadas por no tener obra social, aunque pidieron que no sean difundidos sus nombres para no tener problemas. "Más allá de que no la tengamos, nosotros necesitamos el dinero", admitió una joven. "Nos dijeron que ya van a llegar, pero no pasó más nada", consignó otro de los consultados.

El 31 de marzo de este año, en la reunión en la que se presentaron las cooperativas -y en la cual estuvo presente el subsecretario de la Comercialización de la Economía Social Emilio Pérsico- se les dijo a los beneficiarios que incluso ellos mismos podían elegir la obra social que quisieran.

Pero La información realizó consultas on line en la Superintendencia de Salud con los números de CUIL de varios beneficiarios, y comprobó que al menos en esos casos no se registran trámites iniciados.

Poco claro

El dinero con el cual se les paga a las cooperativas proviene de una suma de alrededor de $400.000 mensuales que aporta el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Los fondos ingresan al Municipio para después ser autorizado su pago mediante decreto municipal.

La forma en que el dinero llega a los trabajadores es llamativa. Si bien en los documentos, firmados por el intendente Arrieta y refrendados en la mayoría de los casos por la jefa de Gabinete Marisa Fassi consta que las cooperativas están habilitadas, se considera que "hasta tanto las nombradas entidades obtengan la matrícula correspondiente, los pagos deberán efectuarse a nombre del Presidente y Tesorero o Secretario".

Justamente, otra de las críticas que estos trabajadores realizaron fue el hecho de que en algunos casos, los agentes responsables de las entidades obligan al presidente o al secretario a que después de cobrar en el banco, les entregue el dinero, para que él luego se los dé. "A veces nos han hecho esperar hasta tres o cuatro horas, desde que salen del municipio y nos van a pagar a la sede", afirmaron. Esta situación fue denunciada en por lo menos tres cooperativas.

Cada uno de los que trabajan en ellas, tiene un sueldo de $1344. En esa suma no se tiene en cuenta el pago del monotributo social, cuyo gasto es absorbido por el ministerio. No obstante, tampoco está claro que dicho aporte se esté realizando. Varios integrantes de las cooperativas consultados dijeron no tener comprobante alguno de dicho pago.

El trabajo

El convenio con el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación fue suscripto el 21 de mayo de este año. A partir de entonces el municipio recibe un subsidio mensual de $400.000 que debe destinar al pago de las tareas realizadas por las cooperativas,como nivelamiento de suelos, limpieza de terrenos, zanjeos, pintado de sendas peatonales, banquinas, y parquización, entre otras. A su vez, parte de esa suma se debe destinar para la adquisición de materiales y libros contables según figura en los decretos municipales.

En la actualidad, se encuentran en funcionamiento 14 cooperativas con 16 integrantes cada una, distribuidas en todo el partido. De ellas sólo cuatro trabajan en las localidades: una en Vicente Casares, otra en Uribelarrea y dos en Máximo Paz; el resto desempeñan sus tareas en diferentes barrios de la ciudad de Cañuelas, como Los Aromos, Libertad, San Ignacio, Primero de Mayo y Las Costas.

Las cooperativas formadas son las siguientes: Los Aromos, Abriendo Caminos de Cañuelas, Esperanza de Progreso, Las Cañas, Cañuelense, Los Abetos, La Tranquera, El Trabajo Dignifica, Trabajadores de Evita, Cañuelas y el Progreso, 1º de mayo, Evita de Cañuelas, El Porvenir, y Carlos Vega.

El convenio para mantener a las cooperativas en funcionamiento tiene un plazo de un año, con posibilidad de que se renueve otro más. Sin embargo, hasta ahora no queda claro que pasará después. Hasta el momento, no se ha aprovechado la posibilidad de capacitarlas para que en un futuro puedan ser autosustentables, cuando ya no tengan vínculo con el sector público.

Comentá la nota