Con dudas e incertidumbre, el mundo recibió la nueva década

Para el británico Gordon Brown, éste será el "decenio del miedo" por posibles atentados. La alemana Angela Merkel dijo que "el globo no se liberará de las dificultades económicas". Pero en América latina auguran una "situación favorable".
De Nueva York a Sidney; de Johannesburgo a París millones de personas recibieron ayer en todo el mundo la llegada del año y década nuevos.

La gran sorpresa del Año Nuevo fue Corea del Norte que mandó un mensaje a Estados Unidos para "poner fin a la hostil relación". Mientras que la nota más negativa la dio el premier británico, Gordon Brown quien dijo que ésta será la "década del miedo" en alusión a posibles atentados futuros.

En Tegucigalpa, cientos de seguidores del derrocado presidente Manuel Zelaya se reunieron cerca de la embajada de Brasil (donde él reside desde el 21 de septiembre pasado) con música y comida para expresarle su apoyo. El edificio se encontraba cercado por vallas de seguridad y por militares.

Más al norte, en Nueva York, en la tradicional plaza Times Square, miles de personas se abrazaban al llegar el año 2010. Los asistentes intentaban olvidar que esta década que comienza estará también signada como la anterior por la guerra, la incertidumbre económica y las amenazas terroristas, riendo y aplaudiendo mientras bajaba una bola de cristal y llovían por los aires 360 kilos de confites.

Para América latina, el secretario general iberoamericano y ex presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el uruguayo Enrique Iglesias, pronosticó una situación "particularmente favorable" en 2010, aunque advirtió que "el mundo no está estabilizado".

En cambio, para el primer ministro británico: "El nuevo decenio comienza como comenzó el viejo, con la creación de un clima de miedo por parte de Al Qaeda". Para Gordon Brown ésta será la "década del miedo".

En la otra punta del mundo, Australia fue uno de los primeros países en celebrar la llegada del Año Nuevo. En China el presidente Hu Jintao transmitió un mensaje en cadena por la TV Central China (a pesar de que ese país se rige por otro calendario) y en Tokio se soltaron miles de globos.

En Corea del Norte el gobierno sorprendió con un mensaje negociador "para asegurar paz y estabilidad en la península coreana y en el resto de Asia" "Es fundamental -dice el comunicado- poner fin a la hostil relación entre la República Democrática Popular de Corea del Norte y Estados Unidos. La posición coherente es crear un sistema duradero de paz en la península coreana y volverla desnuclearizada a través del diálogo y las negociaciones"

Más tarde, en París, con la Torre Eiffel con un colorido juego de luces como telón de fondo, el presidente Nicolas Sarkozy dijo que "el año 2009 ha sido difícil" pero auguró que "aún cuando los retos no finalicen, el 2010 será un año de renovación". También la canciller alemana Angela Merkel advirtió que la nueva década no liberará nmediatamente al mundo de las dificultades económicas.

En Rusia, el presidente Dmitri Medvedev agradeció a su pueblo por haber afrontado "juntos" un difícil 2009 mientras más de 100.000 personas festejaban -con 12 grados centígrados bajo cero, en la Plaza Roja- la llegada del Año Nuevo acompañaba de las doce campanadas del reloj de la Torre Spasskia del Kremlin.

Finalmente en el continente africano, el presidente Jacob Zuma de Sudáfrica, fue el más optimista. Dijo que la Copa Mundial de fútbol hará que el 2010 sea el año más importante para el país desde el fin del apartheid en 1994.

Comentá la nota