Dudas por los créditos oficiales

Inmobiliarias y desarrolladores dicen que el alto costo financiero es el punto más débil del plan del Gobierno
La nueva línea de créditos hipotecarios que impulsa el Gobierno fue recibida con un moderado optimismo por las inmobiliarias y las empresas desarrolladoras. La mayoría de los empresarios del rubro destacó como un punto a favor la intervención oficial para impulsar una reactivación del mercado.

Sin embargo, también coincidieron en criticar que el elevado costo financiero de los créditos -en algunas líneas las tasas trepan hasta el 20 por ciento- dificultará el acceso a los segmentos de menores ingresos.

"El lanzamiento de estas líneas viene a suplir un faltante absoluto de créditos hipotecarios, en un momento en que la banca comercial se retiró de este negocio. Igualmente, las tasas son un poco altas, y la verdad es que esperábamos una tasa de un dígito", señaló Néstor Walenten, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA), en declaraciones a LA NACION.

El dirigente empresarial destacó que con estos niveles de tasas los créditos que acaba de presentar el Banco Hipotecario servirán para "construir viviendas nuevas en el interior del país, pero para las propiedades usadas se trata de tasas un poco prohibitivas".

En la misma línea, el anterior presidente de la Cámara Inmobiliaria, Carlos Sotelo, señaló que "hay un desfase con respecto a las tasas, que son muy altas". "Habría que buscar algún mecanismo para subvencionar al solicitante del crédito, de manera de hacer más accesibles las líneas a la población que hoy tiene problemas en el acceso a la vivienda", sostuvo.

A las críticas contra las tasas de los créditos se sumó el economista y ex presidente del Banco Hipotecario Pablo Rojo, que afirmó que la nueva línea "va a ser muy exitosa porque va a ser la única en el mercado ofreciendo condiciones tan ventajosas". Sin embargo, precisó que más que esta línea se requiere un sistema bancario "con tasas bajas". "En los «malditos 90», cuando la inflación era mucho más baja, había una gran cantidad de créditos hipotecarios a tasas bastante más bajas que las de ahora", explicó en declaraciones radiales.

Financiación completa

En la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU) tienen una visión un poco más optimista, y en este sentido se encargaron de destacar el punto de que las nuevas líneas crediticias tienen menos barreras de ingreso que las que estaban ofreciendo los bancos privados.

"El dato más importante es que ahora es posible financiar la compra por el 100 por ciento del valor de una propiedad, lo que abre el juego para un segmento de clase media que tiene ingresos importantes. Lo que se podría mejorar es ver la forma de subvencionar una parte de la tasa", reconoció Raúl Sáenz Valiente, vicepresidente de la CEDU.

El optimismo es compartido por el empresario Eduardo Gutiérrez, presidente del grupo Farallón. "El plan es excelente, son créditos para el sector medio; es el primer paso de lo necesario para la financiación para usuarios finales; luego, en una segunda etapa, se podrán financiar viviendas multifamiliares", señaló el desarrollador.

Gutiérrez agregó además que "los sectores de bajos ingresos tienen planes sociales y los de altos ingresos no requieren auxilio; eran los sectores medios los que necesitaban planes".

Trabas burocráticas

Junto con las tasas, el otro punto que despierta más dudas entre los empresarios son los mecanismos de acceso a los créditos. Concretamente, el temor de los hombres de negocios es la existencia de trabas burocráticas que desalienten a los potenciales tomadores de los créditos. En este sentido, el debut de los nuevos créditos no fue el mejor: durante gran parte de la jornada de ayer la página en Internet del Banco Hipotecario estuvo colapsada debido al alto tráfico de consultas.

"La sensación generalizada con los créditos es que se trata de una buena medida, aunque siempre el talón de Aquiles de este tipo de propuestas son los pasos que hay que seguir para acceder a las líneas de préstamos", señaló Hugo Mennella, vicepresidente de la Cámara Inmobiliaria y titular de Mennella Propiedades.

Por su parte, el desarrollador Alejandro Ginevra -con fuertes inversiones en Puerto Madero- reclamó una ampliación del universo de potenciales clientes. "Por los montos que se anunciaron, los créditos parecen estar dirigidos casi exclusivamente hacia el sector medio y medio alto, y para darle agilidad al mercado una posibilidad sería exigirles a los bancos que bajen las tasas para hacer más fácil el acceso a los créditos", explicó el empresario.

Comentá la nota