Dudas por la construcción de barcazas en el Astillero

Un ex vicepresidente del Astillero denunció que las autoridades se negaron a contestar un pedido del gobierno boliviano, por lo que se perdió la oportunidad de construir barcazas por 13 millones de dólares. Desde el ministerio de la Producción salieron al cruce y dijeron que "ya elevaron el presupuesto"
Pese a los vaivenes que se vivieron en el país en los últimos 20 años, que incluyeron la ventas de numerosas empresas públicas, el Astillero Río Santiago logró mantenerse como uno de los pilares de la industria naviera nacional.

Pero, por estos días, algunos representantes de los trabajadores y ex autoridades de la empresa pusieron una señal de alerta. ¿El motivo? Las versiones sobre la aparente decisión, por parte de autoridades del Astillero, que dependen del gobierno bonaerense, de negarse a cotizar ante un pedido de la Empresa Naviera Boliviana, que depende del gobierno de Evo Morales, para la construcción de 16 barcazas por 13,6 millones de dólares, dentro de un plan que contemplaría entre 400 y 500 embarcaciones -y 35 remolcadores- en los próximos diez años.

"Es evidente que esta situación es producto de un pacto de silencio entre el gobierno bonaerense y el Astillero Tandanor, que es un empresa nacional, pero que actúa de la misma forma que Enarsa: es una pantalla para que grupos privados hagan negocios", dijo el ingeniero Angel Cadelli, que fue gerente y vicepresidente del Astillero Río Santiago, y actualmente se desempeña en el área de producción de la empresa estatal.

Cadelli afirmó que actualmente en el Astillero Rió Santiago hay 2.800 trabajadores, que están abocados principalmente a la construcción del buque petrolero Eva Perón de 47 mil toneladas para el gobierno venezolano, pero remarcó que la industria tiene capacidad para emplear a 9.000 obreros, con lo cual -en caso de concrete el contrato con la empresa estatal boliviana- se generaría una importante fuente de trabajo en la región.

Desde el gobierno bonaerense no tardaron en salir al cruce de las denuncias de los trabajadores representados por Cadelli. Voceros del ministerio de la Producción consultados por Hoy afirmaron que el pedido de cotización fue recibido el último 13 de octubre, y contestado el día 21, con lo cual ahora se espera la respuesta de la empresa boliviana. "Las denuncias de Cadelli carecen de sentido", dijeron voceros de la cartera que conduce Martín Ferré.

Según pudo saber Hoy, el Astillero Tandanor había elevado una cotización de 1,2 millones de dólares por cada barcaza, mientras que un Astillero coreano presupuestó 900 mil. "Nuestro Astillero, en cambio, puede cotizar tranquilamente a 850 mil dólares por barcaza. Además, existe una clara voluntad del gobierno boliviano de hacer un acuerdo dado el carácter estatal del Astillero y su exitosa resistencia a las privatizaciones en los ‘90", concluyó Cadelli.

Versión gremial

"Respecto a la construcción de barcazas, para la república hermana de Bolivia, la cotización de las mismas por parte del Astillero Río Santiago se hizo en tiempo y forma. A pesar de quién sabe por qué el Ing. Cadelli, al recibir esta información, la cajoneó, este señor, si se puede llamar ‘compañero’, tendrá que dar explicaciones en Asamblea general a todos los trabajadores", dijo el secretario gremial del gremio ATE-Ensenada, Alberto Veyro. Y agregó: "Queremos desmentir informaciones que fueron brindadas con saña y mala predisposición y, de hecho, con mentiras".

"Cabe destacar que toda la documentación está en estos momentos en manos del gremio y a disposición de los medios; y por ende de los compañeros", concluyeron.

Reclaman que se declare la emergencia pesquera

El diputado socialista Carlos Nivio presentó en la Legislatura un proyecto de declaración solicitando que la Cámara de Diputados de la Nación sancione una ley que declare la emergencia pesquera para la especie merluza común por el plazo de dos años, suspendiendo durante la emergencia la asignación de los cupos resultantes del proceso de cuotificación. Y que a su vez, hasta tanto se realicen los estudios necesarios para evaluar la situación de los recursos pesqueros, se prohíba la operatoria de los buques arrastrero-congeladores y factorías-, en aguas de jurisdicción nacional.

En la Cámara de Diputados de la Nación tiene estado parlamentario, desde junio próximo pasado, un proyecto de ley presentado por la diputada Silvia Augsburger solicitando la emergencia pesquera, que es de suma importancia para la sustentabilidad de este recurso.

El diputado Nivio expresó: "La merluza común es la especie de mayor importancia para nuestra Industria Pesquera, no sólo por las toneladas descargadas, sino porque se trata de la materia prima básica de la mayoría de los frigoríficos y plantas elaboradoras que están ubicadas en los puertos bonaerenses y patagónicos. Por lo tanto, de esta especie depende la mayor parte de la mano de obra empleada por la industria pesquera nacional".

Comentá la nota