*Hay más dudas que certezas con la gripe A

Quedan muchas dudas sobre el accionar político de las autoridades sanitarias y educativas, en Argentina y en Neuquén. Encerrar a la sociedad en una especie de Estado de Sitio sanitario ante una gripe no parece la mejor solución.
¿Se puede disentir con la historia oficial respecto de la Gripe AH1N1? ¿Se puede ejercer la libertad de opinión en este tema? ¿O debemos dejarlo en manos de expertos (se supone que médicos) y de políticos de turno?

Creo que además de la evidencia concreta e innegable de la pandemia de gripe del virus "nuevo", existe una tendencia al pánico y a la adopción de medidas que pueden ser, por sus efectos, mucho más peligrosas que la propia gripe. Y creo que no debe haber una sola opinión, sino muchas, y que el tema se debe debatir con ánimo sereno, como cualquier otro tema que involucra a la sociedad.

Por eso, quisiera señalar apenas algunas cuestiones:

* Nadie lo dice claramente, pero es imposible afirmar que se conoce el número de infectados con la gripe A en Argentina, mucho menos en Neuquén. Por varias razones: no hay un diagnóstico inmediato (hay que hacer un análisis, que no se hace en Neuquén), no toda la gente va al médico, mucha gente hace lo que ha hecho siempre frente a una gripe, es decir, actitudes de exótico folklore de curanderos, como meterse en la cama y tomar vino caliente mezclado con aspirinas, por ejemplo. Además, el sistema de salud no daría abasto, el público ni el privado, ni sumando ambos, en atender a todos los engripados en esta época.

* Hablar de dimensiones preocupantes del avance de la gripe A, sin poder constatar el real estado de la población ante la imposibilidad de diagnosticar rápidamente la enfermedad, y sin hacer un relevamiento prolijo de todos los habitantes –una especia de censo sanitario que costaría millones de dólares- es hablar sin una base científica concreta.

* En realidad, lo que se hace es proyectar estadísticas sobre una pobre base numérica, e intentar soluciones "baratas" como opción a otras que serían tal vez más serias, pero que saldrían más "caras". Por ejemplo, suspender las clases en los tres niveles (primario, secundario y terciario) sin más argumento de que así se combate la propagación del virus es una reacción dramática para algo que no sabemos aun si es un drama. Es algo así como decretar el Estado de Sitio para solucionar una amenaza de huelga.

* Esto último lo dicen los "especialistas": así como se suspenden clases, deberían suspenderse todos los espectáculos en lugares cerrados, y deberían cerrarse los Shopping, los hipermercados, las oficinas estatales, y hasta los edificios con muchos departamentos deberían declararse en cuarentena. ¿Acaso Graciela Ocaña, antes de despedirse a sí misma del gobierno de los Kirchner, no había pedido suspender las elecciones? Si seguimos los consejos de estos especialistas, la humanidad perdería su razón de ser –es decir, la existencia como sociedad compartiendo espacios y lugares- perdiendo la batalla contra…un virus que causa gripe. Con ese razonamiento, cuando surgió el HIV-SIDA, los seres humanos deberían haber dejado de fornicar, y por ende, de reproducirse, y hoy la humanidad estaría llegando a su fin.

* ¿Han pensado quienes en batallón demagógico están en estos momentos en todo el país afanosamente enviando a los chicos desde la escuela a su casa, que en miles –millones, en realidad- de casos en realidad están ayudando a su desprotección más que a su protección? ¿han pensado que fuera de la escuela están en esos casos en un ambiente más hostil, más careciente, más vulnerable?

* Hoy, un dirigente sindical me contó que las vacaciones de invierno se decidieron, en su momento y hace muchos años, para "cortar" la circulación de virus y bacterias que se propagan más en esta época del año. La verdad, no lo sabía. Pero ahora, en el Tercer Milenio, con el avance de la ciencia y de la medicina preventiva, cuando todos sabemos que un barbijo para la cercanía, una lavada de manos, una actitud responsable, bastan para no contagiarse…¿es necesario recurrir a ese procedimiento elemental, que condena a las escuelas a colgarse el baldón de edificios pestilentes propicios para los contagios?

* No sabemos cuántos enfermos de Gripe A hay en estos momentos en el país, pero sí escuchamos a los "especialistas" asegurar que hay muchos más que los registrados oficialmente. De hecho, en Estados Unidos, donde hay pocos más de 30.000 casos registrados, se dice que la cantidad real de infectados sería de más de UN MILLON. Aquí, en Argentina, los "especialistas" hablan de entre 30 y 50.000 casos "reales" solo en la provincia de Buenos Aires y Capital Federal. Pero sí se está casi seguro que se conoce con exactitud el número real de muertos infectados por el virus. La combinación de estos dos factores: ¿no da acaso una evidencia de bajísimo índice de mortalidad, casi similar a la cantidad de muertes que hay todos los años como consecuencia de la gripe y sus complicaciones?

* En fin: ojala las autoridades y los grandes medios periodísticos no entren en pánico antes que la gente. Ojala que no se use la Gripe A como elemento de distracción de otros dramas, tanto o más importantes. No es que uno sea desconfiado. Pero sería útil hacer saber que tampoco somos fanáticos de la credulidad. Al sistema sanitario argentino le faltan muchas fichas todavía para que le empecemos a creer…y a los políticos….bueno, qué le puedo decir.

Comentá la nota