Dudas por boletas múltiples y falsas.

Los comicios llegan entre denuncias de fraude y de adulteración de listas; los bonaerenses eligen entre 24.258 candidatos.
Los argentinos llegarán mañana a las urnas en un clima de incertidumbre, provocado por los pronósticos de fraude, las denuncias de existencia de boletas apócrifas, el anticipo de la gran confusión que reinará en los cuartos oscuros -principalmente en la provincia de Buenos Aires, por la multiplicación de listas colectoras distritales- y cuestionamientos al poder político de la justicia electoral.

En la Capital, son 27 las listas oficializadas de candidatos a diputados nacionales, mientras que hay 20 listas de postulantes de diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires, registradas en la justicia electoral. Además, los porteños encontrarán en el cuarto oscuro 29 listas de candidatos a legisladores locales, en algunos casos, pegadas a las de candidatos nacionales.

En la provincia, el panorama resulta mucho peor. Inaugurada por el kirchnerismo en 2007, la estrategia de presentar listas paralelas se extendió ahora a las tres principales fuerzas políticas. Se trata de las llamadas "listas colectoras", que adosan postulantes distritales a boletas de candidatos nacionales de otra fuerza. Esta multiplicación, derivada de la ausencia de internas partidarias para dirimir las candidaturas, repercutirá en la transparencia y en la agilidad del acto electoral: más de diez millones de votantes de la provincia podrán elegir en la variopinta oferta de 24.253 candidatos distribuidos en 1479 listas habilitadas por la justicia electoral para cubrir 2543 cargos.

Hay distritos, especialmente en el conurbano, en los que el votante deberá elegir entre un total de hasta 60 nóminas diferentes.

El Frente para la Victoria llevará listas colectoras en 30 municipios. El Acuerdo Cívico habilitó más de una lista de concejales en, por lo menos, 20 jurisdicciones. Y la justicia electoral impidió que en otros 40 se presentaran listas de Confe, la fuerza liderada por el vicepresidente Julio Cobos. En Unión Pro, habrá unas 80 colectoras.

Las denuncias por posible fraude, faltante de boletas y la falsificación de éstas para la posterior impugnación de los votos que las contengan surgieron, en principio, de los partidos de la oposición.

El primer candidato a diputado nacional por Proyecto Sur, Fernando "Pino" Solanas, avivó el fantasma del fraude cuando desplazó en las encuestas al candidato del kirchnerismo, Carlos Heller. "Están desesperados. Van a hacer todas las trampas posibles. Estén atentos porque, si nos damos vuelta, nos roban las boletas como se las llevaron a Luis Juez", sostuvo Solanas, que ahora supera a Alfonso Prat-Gay en los sondeos.

También los referentes opositores en la provincia de Buenos Aires lanzaron duras acusaciones. El comando de campaña de Unión Pro denunció que punteros del kirchnerismo están repartiendo en el conurbano bonaerense boletas del candidato Francisco de Narváez con un orden de postulantes a diputados nacionales y provinciales que no coinciden con las listas oficializadas ante la Justicia, o que contienen errores, lo que anula la validez del voto. Ante esta circunstancia, el partido efectuó una presentación ante el juzgado federal con competencia electoral de La Plata para que se respetara "la voluntad de voto del elector" que, "de buena fe, vota la lista y es engañado".

El vicepresidente Julio Cobos también pidió a los fiscales del Frente Cívico Federal que vigilaran con máxima atención las elecciones locales, por la posible distribución de boletas falsificadas de su agrupación.

Hay más: anteayer, en el acto de cierre del Acuerdo Cívico y Social, el dirigente Gerardo Conte Grand, del Acuerdo Cívico y Social, exhibió a sus compañeros uno de los sobres que el Ministerio del Interior dispondrá para los comicios, membretado y con sus correspondientes marcas de seguridad. Esos sobres no deberían circular antes de mañana. "Este sobre lo tenía un puntero peronista", denunció.

Observará las urnas la Defensoría

* La Junta Nacional Electoral de la Capital habilitó a la Defensoría del Pueblo porteña a designar observadores en los comicios legislativos. La defensora, Alicia Pierini, liderará un equipo de abogados que recorrerán los comicios, desde la apertura hasta el cierre, y observarán la correcta atención a los votantes. Llevarán adelante un muestreo sobre un piso del 10% de las escuelas del distrito.

Comentá la nota