Dudan de la representatividad de la lista del PJ disidente

Desde distintas fracciones del propio espacio hablan de "gente de afuera". Apuntan a los candidatos impuestos por el macrismo. El concejal armador desestima las críticas.
Tras el polémico cierre de lista y la confirmación de que los dos primeros lugares de la nómina del PJ disidente quedaron en manos del macrismo, propios y extraños apuntaron ayer a "la falta de representatividad de los candidatos".

El eje de los cuestionamientos se apoyan en que la nómina fue armada desde el macrismo porteño desconociendo la opinión del resto de los integrantes de todas las fuerzas en Pilar. También apuntan al nivel de "desconocimiento" de varios integrantes de la lista.

El armador de la nómina, el concejal de Unión Pro, Marcelo Criniti, también cuestionado por sus permanentes ausencias en el Concejo Deliberante" les restó importancia a las críticas y aseguró que "siempre van a existir este tipo de disconformidades y cuestionamientos".

Tras aceptar lo que denominó "el juego de la política", el hasta el último viernes primer candidato a concejal por el peronismo disidente, Roberto Sánchez, lanzó una observación sobre la decisión en el armado de la lista: "Tendríamos que habernos dado la oportunidad de decidir en Pilar a qué candidatos elegir para el distrito y no que gente desde afuera digite quiénes serán los representantes del espacio".

Si bien Sánchez prefirió no cargar las tintas en cuanto a las críticas señaló que para el 2011 prepara su partido vecinalista, "para que en Pilar haya candidatos pilarenses que piensen en el distrito".

Por su parte el titular de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE), Jorge Herrera, fue mucho más duro y aunque señaló que hay que esperar hasta el miércoles o jueves que la Junta Electoral publique el listado, lanzó: "si la lista armada por el macrismo es la que queda sería muy triste para Pilar porque ya tenemos un concejal que no es de Pilar y no fue ni siquiera a la apertura de sesiones, y con esta situación tendríamos una más".

Las dudas del ruralista, que no dio nombres, apuntarían al propio Criniti y a su candidata, María Mercedes Cerrato, esposa del ex candidato a concejal pilarense y funcionario del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Eduardo Macchiavelli.

Ante las críticas del sector que insiste con la falta de representatividad local en los primeros puestos de la lista, Criniti, aseguró: "sé que van a criticar, siempre va a pasar esto en política" y lanzó: "que digan lo que quieran los que no acepten que ésta es la lista".

El referente macrista, explicó que sus candidatos no son nacidos y criados (nyc) en Pilar, pero que son pilarenses: "Gustavo ("El Canario" González) es derquino de siempre y Cerrato vive desde hace años en Pilar", aseguró el edil.

Según contó el concejal, la mujer, que los hombres del propio espacio aseguran desconocer, vive en un barrio cerrado.

Cabe recordar que el tercer lugar de la nómina es para Gustavo Trindade y el cuarto quedó en manos de Marcos Aguirre, otro "desconocido" en la política local.

"Yo falté tres veces al Concejo Deliberante y dicen que no voy nunca", enfatizó Criniti que agregó: "tengo 35 años y desde los 14 que estoy en política, no vine a Pilar como paracaidista".

Pero a pesar de los dichos del edil, la "no representatividad pilarense" de sus candidatos está instalada en la atmósfera política local y hasta desde el mismo oficialismo "agradecen" la "debilidad" de la nómina conformada, dicen, por candidatos "extranjeros"

Por su parte, el médico Roberto Sánchez aseguró que el mal manejo del armado de la lista disidente "no lo alejará de la política", pero sí lo impulsa a trabajar para el 2011 en su partido vecinalista con gente que realmente "piense en Pilar".

"De las cosas malas siempre hay que rescatar lo mejor y en esta ocasión he conocido compañeros con los que me gustaría trabajar dentro de mi partido -Unidos por Pilar- pensando en nuestro distrito, una cosa más local que podamos armar desde y para Pilar", explicó Sánchez.

Por su parte el sindicalista Herrera señaló que a pesar de la situación vivida por las "malas decisiones de la política" ve un logro importante en la representación que tiene el movimiento obrero ya que si Gustavo González (secretario general del sindicato de Comercio y de la CGT Pilar) es el primero de la lista, los trabajadores tendrán su cupo representativo. Al igual que con Oscar Larramendi (secretario general de Camioneros en Pilar y de la CGT de Moyano), que ocupa el 8º lugar en la lista de Humberto Zúccaro.

Los cálculos acerca de los resultados de las elecciones

En el oficialismo se relamen con la decisión

Las cuentas ya cerraban con un 5-3-2 a favor del oficialismo; aunque pone en juego 8 concejales (7 después de la expulsión de Héctor Carrión) ceder sólo 3 no era mal negocio para los zuccaristas.

Pero ante el panorama que se presenta tras el armado de la lista disidente y las divisiones en la Coalición Cívica (CC) que llevará dos listas locales con la misma cabeza, las cuentas son más abultadas a favor de las huestes del intendente Zúccaro.

Según se maneja desde ayer en los pasillos municipales y legislativos, creen que la "debilitada" nómina denarvaísta, por arrastre, podría perforar el piso -unos 10 mil votos aproximadamente- y si lo hace se llevaría 2 bancas y con mucha suerte hasta 3 por el efecto residual del recuento de votos.

Aunque tras conocer los nombres muchos voceros zuccaristas descartaron las chances del ingreso del tercero.

En tanto, de las listas de la CC y la del Acuerdo Cívico y Social, que llevarán la misma cabeza con Margarita Stolbizer y Ricardo Alfonsín, el análisis del oficialismo es que "dividirán votos al punto de no llegarían a acumular ninguna de ellas los votos necesarios, por lo que ambas se quedarían sin representante en el Concejo Deliberante. Esa cuenta le cierra 7-3 al oficialismo, que se quedaría con la mayoría como en la actualidad: 13 ediles.

Comentá la nota