Droguería de Salud Pública sin stock de medicamentos

La droguería de Salud Pública que funciona el barrio Hospital tiene un faltante de aproximadamente 30 medicamentos, entre ellos los indicados para enfermedades respiratorias y antibióticos. Un cartel en la entrada del edificio indica al público los remedios que tiene en disponibilidad y cuales no.
Hasta las once horas de ayer un promedio de 100 personas sin obra social se dirigieron a la droguería pública con sus respectivas recetas y sólo entre 15 y 20 encontraron la medicación. A los que no encontraban se les indicaba: "Vaya por Salud Pública", según pudo constatar EL INDEPENDIENTE en una visita que realizó al lugar.

Con carteles colocados al ingreso del lugar se informa a los pacientes la medicación que no tienen en stock "hasta nuevo aviso" y se pide disculpas por las molestias. El ministro de Salud Gustavo Grasselli informó que dejaron de entregarse en este lugar para realizar un mejor control.

Este listado de no disponibles incluye: amoxicilina comprimido, amoxicilina más clavulánico comprimido y jarabe, ibuprofeno comprimido y jarabe, difenidramina comprimido, claritromicina jarabe, cefalexina comprimido, diclofenac comprimido, betametasona gotas, budesonide aerosol, metformina comprimido, losartan comprimido, hioscina comprimido metronidazol (comprimido, jarabe, óvulos), loratadina comprimido, clindamizina comprimido, ciprofloxacina, ranitidina, ameprazol, suspensión anticipada jarabe, crema de bismuto jarabe, nistatina óvulos, pantoprazol comprimido, flagistatin óvulos, athos jarabe y comprimido, atorvastatin comprimido, decidex comprimido y jarabe, aerocámara, alcohol, agua oxigenada y barbijos.

En diálogo con este Diario, el doctor Gabriel Peñaloza, encargado del Almacén de Medicamentos e Insumos Hospitalarios, conocido como Droguería Central, reconoció el faltante de medicamentos, pero indicó que están entrando constantemente, pero que el faltante se debe "porque la compra grande se ha demorado bastante".

El profesional indicó que se hicieron compras de emergencia y que las órdenes de la compra grande "las están por hacer hoy", por ayer.

Acotó que por el tema de gripe, del receso, el personal está reducido por la mitad y si bien anteayer entró nueva mercadería a la casa central "hay que traerla pero no hay choferes; el chofer nuestro está de comisión y vuelve mañana". Por ello, Peñaloza indicó que hoy ya se contará con medicación "como para salir del paso, nada más".

En relación a la medicación que la gente más está buscando y no pueden abastecer, Peñaloza señaló que se trata "de amoxicilina, ibuprofeno y esas cosas para la fiebre y antibióticos".

Al no tener los remedios indicados a los pacientes, en el Almacén de Medicamentos le piden a los pacientes que vayan con la receta por Salud Pública que "tiene convenio con una farmacia. Entonces hay medicación que si es de urgencia se compra a través de la farmacia", dijo Peñaloza y añadió que este trámite debe realizarse por la dirección que está cargo del doctor Enrique Sosa.

El profesional remarcó que se hicieron compras de medicamentos de emergencia pero se acaban ya que la demanda es muy grande. "Nosotros atendemos a todos los consultorios externos del Vera Barros".

En relación a los barbijos y alcohol, aclaró que estos insumos no se entregan en la droguería a los pacientes, ya que ellos sólo abastecen a los hospitales públicos y centros de salud.

SEGúN GRASSELLI NO HAY FALTANTE DE REMEDIOS

Al ser consultado por El INDEPENDIENTE el ministro de Salud, Gustavo Grasselli, sobre el faltante de medicamentos en la droguería del barrio Hospital, indicó que esto no se debe a que Salud Pública no tenga stock sino que ya se distribuyen en el Ministerio de Salud para mejorar el control.

El ministro de Salud explicó que se priorizó primero distribuir los medicamentos en todos los centros primarios de salud y en los hospitales zonales "y como nos están entrando medicamentos todos los días hemos coordinado para que en Salud Pública (en el Centro Administrativo Provincial) se entregue la medicación, sobre todo para mejorar el control de que el medicamento sea entregado a gente que no tiene obra social".

Grasselli precisó que en la droguería del barrio Hospital no hay un sistema para saber si las personas que concurren tienen o no obra social "y en Salud Pública y en los centros primarios lo tenemos. La idea es entregarle el medicamento a la persona que no tiene obra social o si tiene una obra social se le pide una serie de requisitos, de que no están en una buena situación, entonces se les entrega el medicamento".

El funcionario acotó que ya se aprobó una licitación "por 2 millones de pesos para la compra de medicamentos que estarían entrando esta semana y la que viene".

Según Grasselli, de la droguería están mandando los pacientes "para que en Salud Pública les entreguemos, porque acá tenemos los medicamentos". Añadió que los remedios que se entregaron a la droguería "fue para que se distribuyan en todos los centros primarios y hospitales" y estaban entregando los que tenían en stock "y como se les terminó mandan los paciente para acá. Igual, si de acá se llega a terminar y tienen medicamentos en la droguería, se lo manda para que los vayan a retirar".

Sin embargo está modalidad está causando algunos malestares. Por ejemplo una mujer del barrio Ricardo I que está en tratamiento psicológico ayer deambulaba por los pasillos de Salud Pública para que le dieran la medicación. El lunes concurrió a la droguería donde no encontró la medicación indicada y la derivaron con la doctora Cáceres de la Dirección General de Infraestructura, Equipamiento y Logística. Esta profesional el lunes no habría trabajado y ayer sí, pero la mujer se cansó de esperar para que la pudiera atender.

Comentá la nota