Drástica medida del Citigroup: despedirá a 52.000 empleados

El banco busca bajar sus gastos en un 20%; es el mayor recorte de empleos desde 1993
NUEVA YORK.- En lo que constituye uno de los mayores recortes laborales en la historia mundial reciente, el banco norteamericano Citigroup anunció ayer que suprimirá en los próximos meses 52.000 puestos de trabajo a nivel global, de un total de 352.000, con el objetivo de reducir sus costos tras cuatro trimestres consecutivos de pérdidas significativas.

Se trata de un recorte sin precedente desde 1993, cuando IBM redujo su plantilla en 60.000 trabajadores, que deja en evidencia cómo la crisis financiera ya ha comenzado a afectar la economía real del mundo.

Los analistas prevén, de hecho, que otras instituciones estadounidenses, como JP Morgan Chase, también reducirán su personal en los próximos meses, y afirman que el total de puestos de trabajo perdidos a raíz de la crisis en el sector bancario, que ya asciende a más de 160.000, se incrementará sustancialmente.

Según indicó el director general del banco, Vikram Pandit, Citigroup "planea una reducción a corto plazo del 20% de su plantel con respecto al punto más alto del nivel de empleados", registrado en 2007.

A fines del año pasado, Citigroup empleaba en todo el mundo a 375.00 personas. Pero a principios de octubre esa cifra ya había bajado a 352.000, y en el futuro inmediato se reducirá a 300.000.

De esta nueva ronda de despidos, alrededor de 18.000 se producirán por las desinversiones ya acordadas por el banco de sus actividades en Alemania, que fueron vendidas a Crédit Mutuel, y la externalización de servicios de procesos en la India.

Otros 7000 empleos serán eliminados a través de actividades que espera terminar la entidad, por lo que aún restaría concretar unos 25.000 despidos más. Fuentes del Citigroup en Miami consultadas por LA NACION indicaron que aún se desconoce si el recorte afectará a los trabajadores en América latina.

Pandit anunció los masivos recortes ante un grupo de empleados en Nueva York. Tras sólo un año en el cargo, el ejecutivo se encuentra bajo una enorme presión por no haber podido frenar los malos resultados de la entidad y por la fallida adquisición de Wachovia.

El banco también indicó que pretende recortar sus gastos en un 20%, para situarlos entre 50.000 y 52.000 millones de dólares en 2009, y que llevará a cabo una "considerable" reducción de su cartera de activos tóxicos con el objetivo de fortalecer su capitalización.

En los últimos cuatro trimestres, Citigroup sufrió pérdidas que ascienden a más de 20.000 millones de dólares y, según fuentes especializadas, la firma podría dar a conocer pérdidas por 187 millones de dólares para el cuarto trimestre de 2008.

Sólo en lo que va de este año, además, la cotización de la acción de Citigroup se derrumbó alrededor de un 70%, por lo que si se tiene en cuenta su valor bursátil la entidad cayó del primer lugar del ranking de bancos estadounidenses al cuarto.

Con este desalentador panorama de fondo, "[los mercados] piensan que hay posibilidad real de que Citi no sobreviva como entidad independiente", opinó ayer, mientras las acciones del banco retrocedían con fuerza, Douglas A. MacIntyre, del sitio de análisis 24/7 Wall Street.

Por otra parte, en otro hecho que da cuenta de la gravedad de la situación, Goldman Sachs informó anteayer que siete altos ejecutivos, incluido el director principal Lloyd Blankfein, se abstendrán de recibir bonos en 2008 debido a la crisis crediticia.

Comentá la nota