Dramático pedido del único cirujano pediatra

Desde hace cuatro meses un solo médico atiende a todos los niños que requieren asistencia quirúrgica en la provincia. La baja oferta salarial desalienta la llegada de más profesionales.
Armando Manuel Hornos es el único cirujano pediatra full time del sistema de salud pampeano. Desde hace casi un año, cuando se supo que la jubilación de Pablo Pérez Bernardou lo dejaría solo frente a todos los requerimientos quirúrgicos infantiles de la provincia, el médico advirtió reiteradamente al Poder Ejecutivo y a la Legislatura sobre la delicada y riesgosa situación. Nunca obtuvo respuesta y hace cuatro meses que permanece de guardia permanente, las 24 horas.

Con patente claridad su caso refleja la problemática denunciada desde hace tiempo por profesionales y trabajadores de la salud pampeanos. "Las autoridades deben tomar conciencia, porque en salud la falta de inversión se paga muy caro" opinó el profesional, que en casi todas las asambleas expone su patética, casi vergonzosa, situación.

Ahora, a través de la jefa de la División Pediatría del Lucio Molas, Susana Pérez, Hornos acaba de enviar una nota al Ministerio de Educación, en la que sugiere "evitar en todo el territorio de la provincia las actividades que supongan traslado de niños en la vía pública, para excursiones o viajes de estudio, o conglomerado de niños" y reclamó que "se establezcan normas y un plan de acción para catástrofes". Oriundo de Formosa y radicado en Santa Rosa desde hace tres años, el cirujano argumentó que en estas condiciones el sistema público "es incapaz de brindar apoyo médico eficiente a más de un niño accidentado que requiera tratamiento quirúrgico".

Salarios bajos.

Al llegar al hospital, Hornos, de 47 años, se sumó a Pérez Bernardou y Emilio Cano, con quienes trabajó hasta que ambos se jubilaron. Desde fines de febrero es el único cirujano pediatra, con guardia permanente. "Ni se me ocurre pedir el part time, porque dejaría sin recurso humano a un sector muy delicado" explicó. En una charla con este diario, reconoció que la única razón por la que no llega otro pediatra es la baja oferta salarial a los profesionales con alguna especialidad. "Resulta la mitad de lo que se paga en el Chaco, ni siquiera es necesario hacer la comparación con ciudades grandes de provincias importantes" dijo, y reveló que "en Córdoba se paga 800 pesos una guardia de 24 horas y en La Pampa sólo la mitad: no me gusta hablar de plata cuando está la salud de por medio, pero la falta de inversión es la única razón de esta problemática" agregó.

Consultado sobre sus cartas enviadas al Ejecutivo Pampeano, respondió: "no acepto que las autoridades y la sociedad pampeanas sigan desconociendo una situación tan grave. Si hay más de dos chicos que necesitan una intervención de urgencia, tengo que elegir a cuál de los dos salvar". Recordó que "en General Pico hay un cirujano part time, que hace 15 guardias al mes, pero como no hay terapia intensiva neonatal ni infantil, todo lo complejo termina igualmente en Santa Rosa".

Buena voluntad.

Si en algo coinciden sus principales actores es que el sistema de salud pampeano se mantiene en pie por la buena voluntad de trabajadores y profesionales. "Es una verdad absoluta. Más de una vez han venido a ayudarme Pérez Bernardou y Cano, sin contrato ni cobertura ni seguro de ningún tipo porque ya no pertenecen al sistema de salud, sólo por buena voluntad" afirmó. Hornos se encuentra frente a una encrucijada. "O me hago el sota y que sea lo que dios quiera, o enfrento la situación y busco revertirla". Sin embargo, la solución depende de una decisión política y está lejos de su alcance. "No estamos en Africa, ni en Formosa. Profesionales disponibles hay, pero si les ofrecen 4.500 pesos y en las demás provincias les pagan el doble, es entendible por qué no desean venir", lamentó.

Para el médico, la problemática está clara. "Se trata de resolver qué servicio de salud queremos los pampeanos y con qué médicos, porque se han ido cirujanos generales, excelentes traumatólogos, y todavía nadie llenó los espacios vacíos".

Comentá la nota