Dramática situación en Ancasti como consecuencia de la sequía

La falta de pasturas y de agua acabó con los animales de pobladores que no cuentan con otros recursos. Críticas a Producción.
Los pequeños productores ganaderos del Este provincial viven una dramática situación por la pérdida de animales como consecuencia de la prolongada sequía que afectó a la provincia, lo que llevó al gobernador Eduardo Brizuela del Moral a declarar la emergencia hídrica la semana pasada.

Propietarios de ganado que fue diezmado por la falta de pasturas y agua cuestionaron la falta de apoyo de las autoridades provinciales y apuntaron específicamente contra el Ministerio de Producción y Desarrollo. En igual sentido opinó el senador oficialista por Ancasti, Ricardo Boggio.

Un recorrido que este diario realizó ayer por la zona de Anquincila permitió relevar una gran cantidad de animales muertos en las cercanías de esa localidad, principalmente vacas, pero también caballos.

Los pobladores relataron los inconvenientes para conseguir alimento, llegando al extremo de alimentar con hojas de sauce ante la falta de pasturas.

En diálogo con EL ANCASTI, uno de los productores comentó que de un lote de 45 animales, le quedan sólo 5, aquellos que pudo salvar comprando alimento con sus escasos recursos.

La situación es similar al de otras personas que cuentan con una única fuente de ingresos por la venta de animales.

"Desde hace cuatro o cinco meses que no llovía y por eso no salían las pasturas. Perdimos casi todas las vacas. Mi situación es la de todos en el pueblo", comentó.

Este escenario habría sido aprovechado por inescrupulosos que adquirieron animales que sobrevivieron a la mitad del precio que normalmente se comercializan los vacunos para engorde. "Vino gente de Córdoba y se llevó vacas pagando 0.80 ó 1 peso por kilo, cuando se sabe vender a 2 ó 2,20 pesos", agregó.

Sin ayuda

Los productores aseguraron que no hubo visita de técnicos provinciales a la zona y que aún no saben cómo conseguir algún tipo de asistencia para paliar las pérdidas.

"Necesitamos algún tipo de subsidio o algo que nos ayude a comprar alfalfa, porque no contamos con los recursos para salvar los animales que nos quedan", dijo otro de los que crían ganado en la zona.

Comentá la nota