El drama de Eluana lleva a Italia a una crisis institucional.

El drama de Eluana lleva a Italia a una crisis institucional.
Berlusconi desafía al presidente Napolitano y al máximo tribunal con un decreto.
El dramático caso de Eluana Englaro, la mujer italiana en coma desde hace 17 años a quien comenzaron a suspenderle la alimentación artificial, degeneró ayer en una crisis institucional y de conflicto de poderes sin precedente en Italia.

En desafío de una sentencia de la Corte de Casación (máximo tribunal del país) y en un choque frontal con el presidente del país, Giorgio Napolitano, el gobierno de Silvio Berlusconi aprobó ayer, por unanimidad y tras una larga deliberación, un decreto para declarar ilegal la suspensión de la alimentación o la hidratación artificial a una persona.

Berlusconi ignoró que Napolitano, la figura institucional más importante del país y árbitro máximo en situaciones extraordinarias (como la de Eluana), le había advertido en una carta que no iba a firmar el decreto por considerarlo inconstitucional. El decreto sólo puede entrar en vigor si es firmado por el presidente.

Para sortear este escollo, el premier de derecha se manifestó dispuesto a cambiar la Constitución. Y anoche convocó a un consejo extraordinario de ministros, que resolvió presentar un proyecto de ley para que sea tramitado en forma urgente en el Parlamento.

La ofensiva legislativa de Berlusconi está destinada a frenar la desconexión de Eluana, autorizada por una sentencia de la Corte de Casación en noviembre último. Napolitano sí dio luz verde a este trámite parlamentario, que sólo podría comenzar pasado mañana en el Senado.

El drama de Eluana se ha convertido en una carrera contra reloj. En la clínica de Udine, donde la mujer de 37 años se encuentra internada, los médicos que la atienden comenzaron ayer a reducir a la mitad su alimentación e hidratación. Y si alguien quiere bloquear la muerte de esta mujer -en coma vegetativo desde hace 17 años, cuando sufrió un terrible accidente de autos- tiene 48 horas para hacerlo. Después, todo será irreversible, indicaron los expertos.

"Es posible vivir dos o tres días sin tomar líquidos, por lo que Eluana podría sobrevivir", aseguró Berlusconi, que con semejante determinación fue más que aplaudido por el Vaticano, que considera que desconectar a la mujer es un asesinato.

"El gobierno ha tenido un gesto de gran coraje que será apreciado por la gran mayoría de los ciudadanos", aseguró Rino Fisichella, presidente de la Academia Pontificia de la Vida. "Nos alegramos de que las solicitudes que hemos llevado adelante hayan sido escuchadas", agregó.

Al explicar por qué decidió ir al choque con el presidente Napolitano, Berlusconi también dijo que "Eluana es una persona viva", en contraposición con lo que piensan muchos médicos. "Eluana respira, sus células cerebrales están vivas e hipotéticamente podría incluso tener hijos. Tenemos que hacer todos los esfuerzos que sean necesarios para que no muera", agregó.

En un clima político de gran tensión, la oposición de centroizquierda reaccionó a la impactante movida de Berlusconi con feroces críticas.

Mientras el equipo de médicos voluntarios que atienden a Eluana aseguraba que iba a seguir adelante con el protocolo de suspensión de la alimentación, el padre de Eluana no ocultó su desesperación. "Es un tormento sin fin; prefiero quedarme en silencio. Créanme -agregó- no hay más nada que decir sobre este asunto."

Comentá la nota