El dragado que vino de China

Una empresa asiática ganó licitaciones para dragar puertos en Uruguay. Además del trabajo realizado, sobresale la reducción de costos en comparación con firmas europeas. La intención es permanecer en la región.
Con un par de trabajos realizados en el Puerto de Montevideo, la empresa china Shangai Dredging Corporation demostró, además de la buena calidad de sus trabajos, la posibilidad de bajar costos. Así ganó un par de licitaciones y tiene como objetivo permanecer en la región en el marco de un negocio, como el del dragado, históricamente controlado por firmas europeas.

El presidente de la estación marítima montevideana, Fernando Puntigliano, explicó cómo se dio el vínculo y además alentó la posibilidad de que el MERCOSUR trabaje para generar la unión de todos los puertos.

N&P:- ¿De qué manera aparecen los chinos en el negocio del dragado?

F.P.:- Antes lo manejaban cuatro compañías, dos belgas y dos holandesas. La aparición de la empresa china en Uruguay tiene que ver con un dragado especial que hicimos hace dos años en el Puerto de Montevideo, en el cual los precios fueron mucho más altos que los esperados. Justo yo estaba en Shangai, habíamos charlado con ellos y había voluntad política de una presencia de las compañías chinas en la región, especialmente un vínculo con Uruguay. Luego hablé con el Tribunal de Cuentas y consulté, si nosotros conseguíamos precios más bajos, si el Tribunal lo admitía para que hubiera toda la transparencia del caso. Llamamos a Shangai Dredging Corporation, negociamos con ellos y efectivamente hicieron una oferta muy barata. Esa fue la primera aparición de Shangai Dredging Corporation en Uruguay.

N&P:- ¿Cómo fue el trabajo que realizaron?

F.P.:- Por empezar hicieron un dragado bastante más barato que el que hacían las otras compañías, que eran precios muy altos, en especial por cómo estaba en ese momento el mercado de dragado. Después de eso hicimos dos licitaciones: el dragado flexible, en el cual se presentaron ellos y ganaron, y la profundización del canal de acceso del Puerto de Montevideo, que hoy, de 11,50 metros, pasa a estar a 12 y 13 metros en dos etapas. Esta compañía ganó la licitación por una diferencia bastante importante sobre las demás, y esto hace que se fortalezca su presencia. Después de todo, este proceso licitatorio, en Uruguay tanto como en la Argentina lleva bastante tiempo. Se resolvió ganar efectivamente la licitación y ya dentro de poquito comenzarán a dragar el canal de acceso a esas profundidades. También van a empezar a estar listos los primeros muelles dragables a 14 metros.

N&P:- ¿Cuál fue la reducción de costos que obtuvieron?

F.P.:- En realidad, estas son dragas de succión, y estamos hablando del canal de acceso a US$ 3 el metro cúbico, mientras que las otras empresas estaban pidiendo US$ 4 el metro cúbico. El costo del dragado depende del lugar donde se draga, de cuál es el lugar de posición y mucho depende naturalmente del costo del combustible. Entonces hay algunas varas métricas en esto. Ahora: no es lo mismo dragar el canal de acceso a Montevideo -que es mucho volumen, pero es una gelatina prácticamente, porque el barro con forma coloidal toca ahí con el agua salina y eso hace que se decante-, que dragar el interior del Puerto de Montevideo, que es un poco más caro. Ahí estamos hablando de valores de US$ 5, US$ 6, incluso algunas partes llegan hasta los US$ 9 el metro cúbico.

N&P:- El Estado tuvo una política bastante decidida en este aspecto, ¿no?

F.P.:- Hemos tenido una política muy agresiva, al punto que hemos recuperado dos dragas propias. Con esas dos dragas hemos batido el récord de dragado en la historia de estos dos barcos, negociando con el sindicato el régimen de trabajo. Estamos muy orgullosos de la política implementada, que ha sido muy bien respondida por los armadores incrementando su carga, especialmente la de trasbordo. Exportaciones e importaciones está prácticamente cautiva, pero las otras cargas se han incrementado mucho. Por ejemplo, del año 2005 al 2006, un 14%; del 2006 al 2007, un 25%; del 2007 al 2008, un 13%. Y este año de crisis hemos descendido, como todos los puertos de la región, un 15% de enero a junio. Pero venimos descendiendo bastante menos que los puertos vecinos como Buenos Aires, Valparaíso, excepción hecha del Puerto de San Antonio, chileno, que ha mantenido su nivel de carga.

N&P:- ¿La crisis va a permitir que se ordenen ciertas variables que se habían desbordado un poco, como el valor de un dragado por ejemplo?

F.P.:- Sí, efectivamente, se habían incrementado todo los costos. También era una época de bonanza donde había realmente buenas situaciones para hacer exportaciones. En épocas de bonanza pasan todas estas cosas… Había impactado curiosamente mucho en el precio del dragado el hecho de que se estuviera haciendo la Isla Palmera, y realmente se necesitaba mucha draga. Era un lugar muy atractivo para dragar, y todo se había pasado un poco. Así y todo era época de buena exportación, de buenos negocios si se manejaban adecuadamente las bonanzas; creo que Uruguay lo hizo. Ahora esta crisis lo que nos da es una especie de respiro, porque el desarrollo infraestructural venía retrasado en la región y éste es un problema.

Unión MERCOSUR

N&P:- ¿Cuál es la visión de la región sobre los puertos?

F.P.:- Nosotros somos de la idea de que tiene que haber un sistema regional, deben trabajar de manera conjunta para elevar los estándares, deben encadenarse logísticamente para que haya alternativas. Para que cuando pasa algo en un puerto, otro pueda responder, y para que justamente los puertos no sean objetivos en sí mismos sino que la producción nacional tenga un servicio realmente de red logística ferroviaria, carretera, portuaria, que permita una salida alternativa. Para nosotros la conectividad con Brasil es muy importante; que el productor del norte de Uruguay tenga alternativas de salidas tanto por un país como por el otro. Que los puertos compitan y cooperen, y que las fronteras económicas estén definidas por la excelencia del servicio portuario y que cooperen en la medida que eleven su estándares en forma conjunta, que establezcan normas comunes e intercambien la información que sea necesaria para poder ubicarse como una especie de observatorio regional.

N&P:- Y esta compañía china, ¿se ha establecido para trabajar en Uruguay, o para trabajar en la región?

F.P.:- En realidad, se ha instalado en Brasil primero. Desde allí han tenido algunos trabajos en Brasil, en Uruguay y tenía entendido que se habían presentado a una licitación para dragar el canal que comunica el Puerto de Buenos Aires con el Canal Mitre. Pero creo que lo que a todos nos conviene es que este tipo de compañías estén presentes en todos lados, porque en la medida en que estén presentes, menos costos tenemos del traslado de la draga y eso impacta en el costo por metro cúbico. Tenemos que empezar a pensar en banderas MERCOSUR, es decir que si es un buque con bandera argentina, pueda trabajar en Brasil, y que si es un buque con bandera de Brasil, pueda trabajar en la Argentina, en Uruguay, etcétera. Que se trabaje de una manera, elevando los estándares.

Nacional

Entre los puntos que destacó Fernando Puntigliano, sobresale la posibilidad de que Uruguay haya recuperado dragas propias y estén trabajando a buen nivel. "Ese es un logro muy importante, porque la verdad es que cuando nosotros iniciamos nuestra gestión, las dragas estaban en la ruina e hicimos una apuesta porque creíamos en el dragado nacional. Pero sabíamos que el dragado nacional no iba a ser suficiente y que íbamos a tener que combinar lo tercerizado con lo propio. Nuestro objetivo era 70% de dragado propio y 30% de dragado tercerizado".

La máxima autoridad en puertos en Uruguay explicó por qué se tiene que dar esa combinación entre lo "propio" y lo "tercerizado": "tiene que haber presiones de ambas partes. El hecho de que tengamos draga propia presiona a las ofertas para la tercerización, y la tercerización presiona también para que nuestro propio dragado sea eficiente. Pero creímos en algo que antes no se había creído: que el dragado nacional era posible".

"Realmente invertimos mucho dinero en tratar de recuperar estas dos dragas, una construida en Alemania y otra en Holanda, hace muchos años", comentó Puntigliano. Pero las recuperaron. Primero trabajaron en el régimen de 12 horas y consideraron que eso no era muy eficiente. "Negociamos con el sindicato dos años, hemos tenido nuestras diferencias también y hemos tenido muchos encuentros. Y logramos ese acuerdo de semana por semana y estamos pensando en cosas mayores: estamos pensando en hacer una compañía estatal de dragado que no solamente se dedique a los puertos de la Administración Nacional de Puertos, sino también empezar a pensar en otros puntos de dragado", se entusiasmó el funcionario.

Puntigliano pensó en algunos puntos que le toca dragar a Uruguay en el Río Uruguay, e incluso habló de "prestar servicios a la región". Al respecto detalló: "habíamos pensando en algunas cosas más; con Paraguay tenemos una buena relación, sabemos que la Argentina coopera con Paraguay, pero Paraguay tiene una parte propia que no lo puede resolver bien. Y eso realmente obstaculiza el desarrollo desde Bolivia y desde Brasil, sabiendo que desde Bolivia la carga podría pagar un 20% menos si saliera por el Atlántico. Creo que esos son todos desafíos que tiene la región".

Comentá la nota