DPEC exceptuará suba a una franja de usuarios.

Es para aquellos que habiten viviendas FONAVI o tengan enfermos en sus casas que necesiten de equipos médicos que aumenten el consumo, superando la barrera impuesta.
La Dirección Provincial de Energía de Corrientes (DPEC) puso de manifiesto que se exceptuará de los aumentos en el costo del servicio a usuarios especiales, los que sin acceder a la tarifa social padezcan inconvenientes ante el incremento.

En esta franja estarán contemplados los moradores de viviendas FONAVI, quienes necesiten motobombeadores en zonas rurales o quienes atiendan a familiares enfermos en sus casas.

Según el interventor de DPEC, Julio Espínola, la institución no es “insensible frente a la situación que aqueja a muchas familias ahora complicadas por este aumento que proviene de la Nación”.

El funcionario explicó que se instauró un sistema de excepciones para los usuarios que sin poder lograr el beneficio de la tarifa social necesiten contemplaciones a la hora de pagar sus facturas.

En ese sentido, dictaron la resolución interna por la cual las distintas unidades operativas de toda la provincia podrán recibir notas de los usuarios en estas condiciones, que explicando sus motivos tendrán la oportunidad de continuar abonando los valores previos al aumento implementado en la última facturación.

“Contempla a las familias que habiten viviendas tipo FONAVI o zonas rurales donde se necesiten motobombeadores o aquellos hogares que tengan algún familiar enfermo, con necesidad de dializarse o de utilizar en forma constante equipos eléctricos que aumenten el consumo superando la barrera de los mil kilovatios.

Para acceder a esa posibilidad, sólo deben informar en notas a presentar, como requisitos excluyentes, que se trata de usuarios residenciales con viviendas cuyas construcciones no superen los 60 metros cuadrados cubiertos, que no posean servicio de TV por cable o satelital, que tampoco cuenten con telefonía fija y cuyos ingresos globales no superen los 1.000 pesos mensuales.

Espínola cargó el aumento a una política nacional

El titular de la DPEC, Julio Espínola, se refirió al aumento en la tarifa energética, sobre el que ya se anunciaron amparos y presentaciones judiciales en Corrientes y cargó la responsabilidad al Gobierno nacional.

El aumento “guarda directa relación con decisiones del Gobierno nacional que eliminaron subsidios sobre el servicio de distribución de electricidad en todo el país”. En este sentido, el funcionario manifestó: “No tuvimos otro camino que transferir una parte de esos costos a la facturación”.

“Si no transferíamos por lo menos una porción de las exigencias aplicadas desde octubre por la Secretaría de Energía de la Nación, difícilmente hubiéramos podido mantener el equilibrio financiero de la DPEC, pero esta situación afectó solamente al 12 por ciento de los usuarios residenciales de Corrientes y al cinco por ciento de los consumidores comerciales”, señaló Espínola.

Aclaró que “la eliminación de los subsidios por parte de la Nación significó un duro incremento de los precios que pagamos desde DPEC por la energía que recibimos de CAMMESA, pero solamente trasladamos a la facturación entre el 30% y el 50% de esos costos, lo que se conjugó en enero con el aumento del consumo por las altas temperaturas y el funcionamiento a pleno de los acondicionadores de aire en hogares y locales comerciales”.

“Estamos seguros de que solamente el 10% de los 180 mil usuarios registrados que tiene la DPEC ha experimentado el aumento en cuestión porque son los que superan los 1.000 kilovatios por hora durante el mes, es decir que estamos hablando de una porción minoritaria porción de nuestros clientes”, insistió.

Además aseguró que a medida que transcurra el verano y el calor disminuya, “mucha gente verá que la tarifa vuelve a sus niveles habituales porque volverán a estar en el segmento de los consumidores, que rondan los mil kilovatios hora”.

Comentá la nota