Van dotando de mayores servicios a la nueva urbanización de El Porvenir

A ritmo sostenido avanzan los trabajos integrales en la nueva urbanización de El Porvenir, tendientes a dotar no sólo de una solución habitacionales a humildes familias a través del sistema de auto-construcción, sino también de todos los servicios para un hábitat apropiado.

El ambicioso proyecto tendiente a consolidar esta nueva urbanización en la zona norte de la ciudad, y que en forma conjunta viene ejecutando el gobierno provincial y el municipio capitalino, con una activa participación de vecinos y cooperativas de ladrilleros y carpinteros, fue monitoreado ayer por el ministro de Planificación, Jorge Ibáñez, a quién lo acompañó diputados como Jorge Zarza y Sandra Moreno, y los concejales Hugo Garcia, Blanca Denis y Victor Colusso.

Junto a técnicos y estudiantes de la Universidad Nacional de Formosa, participaron de las primeras plantaciones de diferentes especies arbóreas en las veredas, acción enmarcada en el plan de forestación que se ha trazado para el sector.

En ese marco es que la edil Denis indicó que así como se está trabajando en el extendido de la red eléctrica, también se construirán las veredas comunitarias y la extensión de la red de agua potable (a una cuadra se encuentra el enorme tanque correspondiente al centro de distribución El Porvenir de la nueva planta).

Recordó que la tarea en el lugar se inició hace cuatro años, con una activa participación vecinal, donde a da familia se les provee de los materiales e insumos, además del acompañamiento profesional para que puedan construir sus casas, que en realidad se trata de un módulo habitacional con un espacio sanitario.

Señaló que en total serán 300 las familias que pasarán a residir allí, y que a la fecha ya se concretó con la construcción de los hogares sobre tres manzanas, un global de sesenta módulos habitacionales.

Estuvieron dialogando con los dirigentes vecinales y las mismas familias que allí ya están asentadas y otras que se encuentran en la fase final de ejecución de sus hogares, con lo cual todo el gran proyecto exhibe a la fecha un franco proceso de consolidación.

"Este sector definitivamente está dejando de ser un asentamiento y estructurándose como un barrio más dentro de la ciudad, en el marco de un proceso de cambio tendiente a mejorarle la calidad de vida a la gente", significó el concejal Garcia.

Explicó la manera efectiva en que se está dando este proceso de articulación entre el gobierno provincial con el municipal, además de la activa labor de los dirigentes comunitarios para lograr la transformación deseada en este sitio habitado por familias que requerían una solución habitacional.

Precisó que a cada familia se le adjudicó un lote de 10x30 metros, para luego iniciar todo el proceso de autoconstrucción de los módulos habitacionales, a quienes además e les proveyó de los materiales e insumos para ello. Inclusive y como apoyo concreto dentro del concepto de economía social, se creó una cooperativa de ladrilleros en el mismo lugar, cuya producción fue adquirida por el mismo estado para ejecutar las obras, y similar estrategia se adoptó para las aberturas con una carpintería formoseña e inclusive desde el interior con otro emprendimiento asociativo que provee las palmas

En tanto que Colusso significó que no es menor el hecho de que cada familia beneficiaria y algunos amigos unan esfuerzos para la construcción de sus hogares. "Tiene un enorme valor ya que desde un principio asimilan la identidad del lugar y el sentido de pertenencia, con lo cual este programa inédito tiene varias aristas con un alto impacto social", subrayó.

Ponderó también el impacto laboral que implica que se hayan organizado en cooperativas las ladrillerias para proveer de los materiales, además de los que proveen las palmas y aberturas, "quienes a través de este esquema asociativo robustecen todo el proceso de la economía social", afirmó.

Comentá la nota