¿Dónde Está Ingentis?

Promocionado como una viga maestra del gran proyecto energético del Gobierno, el "Ingentis I" que iba a revolucionar el pacífico pueblo de Dolavon es lo que muestra la foto. Una tranquera que da al vacío.
"Tuvieron que devolver dos turbinas, no tienen quién aporte 15 millones de dólares que se necesitan para una red eléctrica adicional y no hay muchos que crean que esto se vaya a concretar algún día".

El especialista en temas energéticos habla con seguridad y pronostica que la crisis internacional le aporta varios detalles negativos a los "Ingentis", que parecieran ir camino a constituirse en una catarata de palabras y muy pocos, casi ningún hecho.

El proyecto Ingentis I apunta (¿o apuntaba?) a la construcción de una central térmica de ciclo combinado a gas con capacidad para generar hasta 500 megas de electricidad y un parque eólico con una potencia efectiva inicial de 100 Mw en la localidad de Dolavon; que "por su condición ciclo combinado lo hacen único en Latinoamérica", decía entusiasmado el anuncio oficial, hecho el 26 de abril del año 2007, con el grado de avance que muestran las imágenes, tomadas este fin de semana.

Según dijo el Gobernador Das Neves en aquella oportunidad, "el 96% de la potencia térmica ya fue vendida tras el open seasson realizado en Capital Federal, con contratos que tienen una duración de entre 5 y 15 años".

"En ese marco es importante señalar que industrias de primera línea como T6 Industrial, Grupo Bunge, Aceitera General Deheza, Ancindar, Vincentin, Canteras Cerro Negro, Petroquímica Cuya, Sipar, Ledesma Cemsa y Cargil, entre otras, ya han adquirido un porcentaje importante de lo que producirá el Polo Energético", por lo que mucha necesidad de energía no deben tener, visto el desarrollo del emprendimiento.

También es difícil suponer que hayan pagado algo por aquella generosa compra inicial, porque nadie los ha visto reclamando mucho por las demoras.

Las demoras sí han sido expresadas con algún grado de inquietud por el intendente de Dolavon, Martín Bortagaray, quien había prometido "revolucionar" su bucólica localidad, con "más de mil" puestos de empleo, más que suficientes para abrir y cerrar la tranquera que constituye la única pieza móvil del Ingentis I ahora.

"El día 06 de Agosto de 2007 El grupo Pampa Holding S.A., propietario de cinco empresas de generación eléctrica en Argentina, se asoció mediante una inversión superior a los cien millones de dólares con el gobierno de la provincia del Chubut y Emgasud S.A. al adquirir el 30,5 % de las acciones del proyecto Ingentis", anunciaba la web oficial del Gobierno de Chubut, con su mágica prosa.

Lo raro es que el 8 de octubre de este año, el sitio "Energías Limpias" daba cuenta de otra noticia.

"La empresa Pampa Energía que preside el empresario Marcelo Mindlin y que hace un año desembolsó 100 millones de dólares para asociarse al proyecto energético Ingentis a instalar en Chubut, vendió el 30,5% de las acciones de su propiedad al grupo Emgasud (de propiedad de Alejandro Ivanissevich) que pagó por el paquete accionario 23 millones de dólares".

Es decir que Mindlin compró por 100 millones lo que vendió menos de un año después por 23 millones. Habría perdido en esa operación, entonces, 77 millones de dólares, un dato extraño para una iniciativa tan prometedora, pero también es raro suponer que una tranquera y un alambrado tengan ese precio.

Ironías al margen, lo cierto es que Ingentis parece detenido en el tiempo y en el espacio.

Eso, para el Ingentis I, porque el Ingentis II, a construirse en Esquel, tiene unas perspectivas aún más negras. Hay quienes vaticinan que esa obra nunca comenzará.

Comentá la nota