El Domingo votan 239.347 Varelenses en 78 Escuelas.

Estarán habilitadas 689 mesas. Emitirán su voto 115.631 ciudadano que corresponden al padrón de masculinos, en 333 mesas. 119.161 corresponden al padrón femenino, en 346 mesas. 4.555 son extranjeros que dispondrán de 10 mesas en la escuela Media 6, sita Hipólito Irigoyen 97, Curva de Berraymundo.
"Día D", fue el nombre con el cual los aliados en la segunda guerra mundial, denominaron el comienzo de la ofensiva contra las tropas alemanas, con el desembarco en Normandía.

El día "D"se convirtió en el principio del derrumbe definitivo del Tercer Reich.

En nuestro país, las elecciones para senadores y diputados nacionales, provinciales y concejales, erigió como escenario prioritario la provincia de Buenos Aires y se impuso el criterio que en su territorio se librará "la madre de todas las batallas". Es lamentable, que lo que debiera ser una fiesta de la democracia, se transforme en una guerra sin cuartel. Una lucha a todo o nada.

Sin embargo de todos los cataclismos ya sean naturales o los generados por la mano del hombre, los pueblos suelen salir fortalecidos y con la certeza que de allí en adelante, comienza la reconstrucción, que lo peor ya ha pasado y que hay que poner todos los esfuerzos en aplicar lo aprendido con tanto sufrimiento.

Alguien manifestó que "los pueblos no se suicidan", es esto una verdad que se puede aplicar, sin lugar a dudas, a nuestro pueblo. Ya desde la vergonzosa rendición en Malvinas, se buscó ansiosamente encontrar el rumbo político, que nos devolviera la República perdida. Sin embargo con cada elección en donde el pueblo depositaba todas sus esperanzas y proyectos, se vieron signados por el fracaso. Así sucedió con la UCR se Alfonsín, que si bien tuvo grandes logros, no pudo evitar el desastre final. Esa fue la primer frustración de los argentinos, en la nueva etapa democrática.

Después fue el tiempo de Carlos Menem con todo el peronismo encolumnado detrás de él. Se genero una breve primavera en la que el pueblo depositó una vez más sus esperanzas. Ya a fines del 96, esa primavera se transformo en crudo invierno y todo volvió a ser peor.

Le tocó el turno a la Alianza, que núcleo a la UCR y el FREPASO, comandada por De la Rúa y "Chacho" Álvarez. Esta nueva promesa tuvo un final trágico, con la policía reprimiendo en Plaza de Mayo y la gente ganando espontáneamente la calle. Renunció De la Rúa, se produjo la acefalía y el pueblo otra vez, se sintió defraudado grandes sectores de la población que había ganado las calles, genero una consigna, "QUE SE VAYAN TODOS" y cuando la gente coreaba la consigna, no se refería solamente al gobierno renunciante, sino que estaba exigiendo, la salida de toda la dirigencia política tanto del oficialismo, del Legislativo y hasta del Poder Judicial. La pueblada se fue agotando por falta de infraestructura y continuidad.

La dirigencia política acuso recibo de lo peligroso de la situación y eligió un gobierno provisorio, que debía llamar a nuevas elecciones. La desconfianza y la bronca de la gente, ponía en tela de juicio todos lo que el gobierno hacía. Se llamó a elecciones.

El PJ, partido mayoritario intervenido, sea vio impedido de realizar elecciones internas. Fueron tres los candidatos de PJ; Kirchner representando al duhaldismo en el poder, Carlos Menem intentando lograr la tercera presidencia y Adolfo Rodríguez Sáa, que en su brevísimo paso por la presidencia de la Nación, anunciara ante una Asamblea Legislativa eufórica , el "no pago de la deuda externa".

Ganó Carlos Menem, segundo salió Kirchner y Lilita Carrió tercera. Menem se negó a participar del ballotage y Néstor Kirchner asumió la presidencia con el 22% de los votos.

El resto hasta llegar a hoy, es harta conocida. U/n pueblo cayendo de desilusión en desilusión y de fracaso en fracaso. Con partidos políticos fragmentados y vaciados de todo contenido programático. Se generó una división popular donde se procuro sembrar el odio, el resentimiento y la violencia en la sociedad.

El enfrentamiento del Gobierno Nacional y el sector agropecuario, fue la señal inequívoca que algo se había roto y ya no podría repararse.

Dentro de 72 horas, tendremos la certeza de cual ha de ser el futuro y el país que tendremos.

Una cosa tenemos en claro, hoy nuestro pueblo no es el mismo que arranchen 1983, enarbolando racimos se sueños y esperanzas. Hoy llega a estas elecciones con las manos vacías, pero con la firme convicción de que ya no quiere nunca más ser engañado.

Ya no se conforma con ser un espectador pasivo, que solo tiene derecho y participación ciudadana un día cada setecientos treinta días.

Hoy pretende ser partícipe no solo el domingo, sino también, todos los días que se sucedan al domingo 28, hasta recuperar la República perdida, mediante la implementación de la democracia participativa, que nos permitirá que nadie más pueda jugar con nuestros sueños y esperanzas y menos con el futuro de nuestros hijos.

Se acabó el cheque en blanco.De aquí en más el ,pago será una vez que las obras y servicios sean entregados. Se debe acabar con la voluntad totalitaria de uno, para dar paso a la voluntad colectiva de todo un pueblo.

Comentá la nota