Domingo Vitale refuta el nuevo sistema de Servicios Urbanos

Retirado de las candidaturas pero no de la lucha política, apasionado como siempre y fervoroso antikirchnerista, Domingo Vitale salió a enfrentar públicamente el nuevo sistema de cobro de Servicios Urbanos y, por supuesto, a respaldar a su esposa, la concejal Liliana Schwindt.
Comprometido con el futuro político del empresario Francisco De Narváez, está dispuesto a taparse la nariz y aceptar infinidad de alianzas con tal de derrotar al kirchnerismo. Aunque íntimamente amaría ir en soledad con una lista con el “Colorado” en la cima de la pirámide y la concejal en la cabeza local, por la renovación de la banca.

“Cuando hay que salir a aclarar una norma que ya votaste hay algo que no funciona. Gustavo Alvarez tuvo que salir a explicar y para colmo asume el rol del Ejecutivo”, comenzó el ex diputado nacional en referencia a la conferencia de prensa en la que el concejal Alvarez dio las explicaciones a las que se resistió el oficialismo.

“Acá se compró un proyecto progresista y el resto acompañó sin saber lo que votaban, lo que habla muy mal de algunos concejales; hasta un mayor contribuyente sale a decir que lo han engañado”. En realidad, dijo, “se habla de justicia y está claro que este sistema no es justo. Hay distintos sectores sociales que pagan lo mismo. Y si el ejemplo es la cerealera, son ocho lotes sin división que pagan 8,50. ¿Dónde está el control del Municipio?”. El nuevo sistema, dijo, “es confiscatorio para sectores de menores recursos a los que se quería beneficiar”. Entonces “lo que se muestra es una necesidad de buscar plata a toda costa”.

Comentá la nota