En Domingo de Ramos, la Iglesia volvió a pedir diálogo social.

El obispo auxiliar César Fernández, habló de "levantar puentes y no dinamitar caminos", durante su homilía.
En todo el mundo, los cristianos celebraron ayer el Domingo de Ramos, fecha que da comienzo a Semana Santa.

En la catedral metropolitana, el obispo auxiliar monseñor César Daniel Fernández presidió la ceremonia, en que se celebra el momento en que Jesús de Nazaret entró triunfalmente a Jerusalén.

El prelado, en la parte más relativa a la realidad social del país, pidió la unidad del pueblo: "Todavía hay mucho egoísmo en nuestra vida cotidiana, en la vida social, en nuestra vida como Nación. Todavía hay mucho desencuentro, hay mucha pelea y mucha rivalidad. Todavía no tendemos la mano generosa a quien tenemos al lado. Todavía estamos perdidos, desencontrados", enfatizó.

Por ello, pidió: "Tenemos que levantar puentes en vez de dinamitar caminos, capaces de realizar encuentros en vez de atacar a las personas". El sacerdote rogó: "Que la sangre del Señor caiga sobre nuestra Patria, sobre nuestra provincia. Sobre todos nosotros. Que seamos capaces de vivir como hermanos, de crear un mundo nuevo", deseó.

Continuidad. El sábado el arzobispo Mario Maulión había ofrecido la misa en la capilla San Roque, por lo que el turno ayer fue para su auxiliar. En tanto, Maulión presidirá la ceremonia Crismal el miércoles a las 19 en la Catedral, frente a todos los sacerdotes del Arzobispado local.

Al realizarse la tradicional bendición de los laureles, monseñor Fernández se dirigió a los fieles que llenaron la iglesia de Nuestra Señora del Rosario.

"Cuando escuchamos el relato de la aparición del Señor nos sentimos implicados. Sentimos que estábamos en ese lugar en donde a Jesús se lo condenó", resaltó el obispo auxiliar.

Y añadió: "En esta Semana Santa tenemos que transformar nuestra vidas. Realizar un seguimiento permanente de Jesús", reveló. El padre invitó a que los fieles depositen los laureles bendecidos en las cruces de cada hogar.

En su homilía, Fernández pidió: "Que la victoria de Jesús sea también llevada a la vida de todos los días. Tanto sacrificio y tanto amor, toda su sangre derramada todavía no logra cambiar nuestro corazón en la vida de todos los días".

Las misas

Hoy y mañana se realizará el tradicional Vía Crucis antes de que comiencen las misas de 10 y de 20 adelantaron desde la catedral metropolitana.

El miércoles Santo a las 19 será la misa Crismal y el jueves Santo a las 19 se celebrará la misa de la Última Cena.

Para el viernes a las 11 se programó el Vía Crucis de los niños y a las 15 el Vía Crucis para toda la comunidad cristiana.

Para las 18 está programada la Adoración de la Cruz.

Jóvenes de fe

En una nueva muestra de fe, el Viernes Santo se realizará la tradicional marcha juvenil, que recorrerá distintas iglesias de la ciudad.

El recorrido se enmarca en las celebraciones de la Semana Santa.

La partida será a las 19.30 desde la parroquia Santa Ana (Garrigó 754).

Los jóvenes se dirigirán hacia la parroquia Nuestra Señora de Fátima (Rondeau 849), para luego visitar las parroquias Santa Teresita (Saraví 450), Cristo Redentor (Ramírez y Dean J. Álvarez), Sagrado Corazón (Carbó 461), Nuestra Señora de La Piedad (Italia 370), para finalmente llegar hasta la iglesia Catedral.

Vía Crucis

El Viernes Santo, con entrada libre y gratuita, se realizará el XIX Gran Vía Crucis Viviente, en el predio del Kilómetro 5 y 1/2.

La actividad es impulsada por la comisión capilla Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, y será en el predio donde se realiza anualmente la Fiesta Provincial de Reyes Magos.

Más de 100 actores en escena relatarán a las familias asistentes la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. Prevén 17 cambios de escenografías y una duración aproximada de dos horas.

Para colaborar o recibir información, podrán hacerlo a los teléfonos 155-431800 o 4355428.

DATOS

El arzobispo, monseñor Mario Maulión, presidirá la misa Crismal el miércoles a las 19 en la catedral.

Estarán presentes todos los sacerdotes que en la ceremonia renovarán las promesas sacerdotales.

También se bendecirán los nuevos óleos para los enfermos y para catecúmenos.

Se consagra el Crisma para los bautismos y nombramiento de nuevos sacerdotes.

Comentá la nota