El domingo habrá un nuevo cambio de horario

El domingo habrá un nuevo cambio de horario
Con muchas menos quejas que el año pasado, llega a su fin el horario de "verano" en el marco del Programa Nacional de Uso Racional de la Energía Eléctrica. Hay que retrasar una hora los relojes.
Este domingo Buenos Aires -y todas las provincias del este del país- volverán al huso horario -3, con respecto al Meridiano de Greenwich, al retrasar una hora los relojes.

De esta manera será devuelta la hora que se adelantó el 19 de octubre de 2008 en el marco del Plan Nacional de Uso Racional de la Energía Eléctrica (Pronuree).

Con este retroceso horario, el domingo, a las 0 horas, volverán a ser las 23 y amanecerá a las 6.48. La puesta será a las 19.09, es decir que oscurecerá una hora antes que con el horario que tuvimos en verano.

El cambio es esperado por los trabajadores de las industrias, que tienen horario de entrada muy temprano, dado que ya estos días ya era de noche cuando salían a sus empleos.

Pero también en los últimos días de verano, quienes pueden aprovechar aún la playa perderán esa hora de sol que habían ganado y que tanto disfrutaron los turistas.

En su segundo año consecutivo de aplicación, la medida parece haber cosechado menos rechazo que años anteriores, excepto para los empresarios gastronómicos, que dicen que con el cambio el sector perdió un turno en el horario de la cena.

De todas formas, en la mayoría de los rubros afectados han reconocido que los impactos negativos de la actividad comercial han estado más relacionados con la crisis económica que con el huso horario.

Desde el Emtur, el balance general que del tema hacen desde el punto de vista turístico es que el horario "no ha sido un factor relevante" de cuestionamientos, de parte de los distintos rubros que componen su directorio.

La vicepresidente del Ente, Valeria Méndez, analizó: "Algunos sectores, como el gastronómico y el textil" se han manifestado en contra. Pero aclaró que "en el caso del sector gastronómico no ha sido una cantidad desbordante" de quejas.

"La cámara de balnearios manifestaba que al extenderse el horario de playa tenía que mantener por más horas al personal, pero no como una queja contra el cambio de horario" continuó señalando la funcionaria, quién también apuntó que "para los teatros fue una temporada fantástica".

"Creemos que si hay que buscar razones del menor movimiento comercial, es por la baja del consumo y del gasto que por el cambio de horario" entendió Méndez, quien también reconoció que "las costumbres se ajustan y hay que valorar que el turista disfruta más horas de luz".

En ese sentido recordó que "los cambios de horario se realizan en todo el mundo y la gente se adapta".

En cuanto a los reclamos de los sectores gastronómico y textil señaló que "las calles comerciales han estado con mucho movimiento, por lo que el tema es que la gente ha reducido el consumo" apuntando que "los turnos de gastronomía se han acomodado más tarde.

Para Méndez, en 2007 "hubo más ruido" con el tema que el año pasado. "Los cambios siempre llevan a esto, algo que se pierde y algo que se gana. En este caso va a haber un acostumbramiento en la medida que se aprecie que estos cambios no generan inconvenientes a la ciudad".

En el caso de los pequeños comercios e industrias nucleados en Apyme, coinciden que los problemas del sector no pueden ser atribuidos al cambio horario sino a un factor económico.

"Nos pareció que la gente no se ha animado a gastar, apreciamos que el consumo fue entre un 25 y 30% menor que el verano pasado, en todos los rubros" señaló Carlos Oviedo, referente de Apyme.

Si bien se manifestó conforme con la medida de mantener un huso horario de invierno y otro de verano, también apuntó que "ahora nos damos cuenta de que es necesario volver al horario anterior porque ya los días son más cortos y para la industria que tiene movimiento muy temprano era una dificultad, porque a las 7 de la mañana todavía es de noche".

Para el empresario gastronómico Avedis Saakián, integrante del directorio de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Mar del Plata y zona de influencia, el cambio de horario afectó en gran medida a la actividad. Consideró que los turnos no se reacomodaron, sino que "el primer turno se perdió" y que "hubo más colas y más esperas" en el horario pico. Por eso, consideró que la opinión del sector gastronómico es "no realizar cambio de hora" el año que viene, aunque reconoció que la medida ya está instalada. "Debe generar beneficios que nosotros no conocemos" señaló.

"Quizás en el futuro la gente va modificando las costumbres, pero no podemos hacer ese pronóstico, nos atenemos a los hechos, que indican que afectó negativamente" sentenció el empresario, para quien el factor horario se sumó al del menor gasto que realizaron los turistas.

Comentá la nota