"Si el domingo cualquier ciudadano ve el fútbol habremos dado un paso"

El diputado ultrakirchnerista Agustín Rossi declaró ayer que "si el domingo que viene cualquier argentino logra ver por un canal de aire los partidos de fútbol habremos dado un paso adelante".
 El jefe de la bancada oficialista en Diputados, que ayer descansó en Rosario, defendió la intervención del gobierno en el tema del fútbol, cargó contra el contrato "monopólico" que gozaba TyC (Torneos y Competencias) y aseguró que el diseño del negocio tuvo efectos nocivos en Rosario afectando una empresa como Cablehogar, que nunca pudo transmitir los partidos (más información en suplemento Ovación).

   —Rossi, ¿esta decisión del gobierno está motivada por un resentimiento contra Clarín que, según la interpretación de parte del kirchnerismo, ayudó a que pierdan las elecciones del 28 de junio?

   —Que el Grupo Clarín haya perdido la televisación del fútbol no es imputable al gobierno. Eso será porque no supieron renegociar un contrato o ponerse de acuerdo entre las partes: se trató de una desavenencia entre privados. El gobierno aparece al momento de la rescisión, de la ruptura de la AFA con TyC, y siendo el fútbol un elemento cultural importante de nuestro pueblo, interviene para que no se tenga que pagar un abono de cable, o el codificado, para ver los partidos. Me parece una decisión correcta, positiva.

   —¿Cree que es posible democratizar algo mediante un acuerdo con Julio Grondona?

   —A Grondona lo eligen los presidentes de los clubes, la AFA es una sociedad civil sobre la cual el gobierno no interviene. Sí me permito decir que me sorprende cómo el dirigente pasó de ser don Julio, con un halo de sabiduría, a un personaje criticado.

   —¿Le parece bien que se destinen 600 millones para la AFA y los clubes, existiendo otras necesidades?

   —El gobierno no ha dicho que va a destinar 600 millones. En todo caso, si debe hacer un aporte, tratándose de un fenomenal negocio por la atracción popular, cualquier inversión se va a recuperar rápidamente.

   —La AFA le había dado ese negocio por 20 años a TyC en un acto directo, sin licitación. ¿No considera lo más sano llamar a una licitación por campeonato o por uno o varios años, transparente, y que compitan las televisoras sin que el Estado deba poner un peso?

   —Es una de las opciones. A lo que aspiro es a que el sistema al que se pase sea lo más masivo y transparente posible. Los objetivos del gobierno ya están bien expresados en el proyecto de ley de radiodifusión pública cuando dice que quien genera el contenido no puede ser el mismo que lo transmite, como ocurría con el fútbol. Ese sistema monopólico mostró su peor cara en Rosario, donde de dos sistemas de cables, uno, el más importante, gozaba de los derechos de la televisación y sobre el famoso programa "Fútbol de Primera", que repetía los goles y las jugadas. Al otro operador, Cablehogar, le negaron sistemáticamente los derechos hasta ahogarlo. Son maniobras que no deben existir sabiendo el peso que tiene el fútbol.

   —A Guillermo Strazza le hubiese gustado escuchar esto antes de fallecer.

   —Esta situación se dio en muchas ciudades y presumo que varias empresas familiares dueñas de cable se frustraron de seguir, sin otro remedio que vender el emprendimiento a las grandes operadoras, frente a esas prácticas. En Rosario, cuando Canal 5 quería transmitir el clásico Central-Newell’s (o viceversa, para que nadie se moleste) le proponían pasar todo el partido menos los goles, que eran exclusividad de "Fútbol de Primera". Hasta la semana pasada, vos te perdías el gol del viernes a la noche y tenías que esperar hasta el domingo a la noche para ver la conquista. ¿Alguien puede defender eso?

   —Néstor Kirchner o usted como diputado oficialista que, de paso, increpó la semana pasada a un periodista del multimedio, ¿se habrán comprado a Clarín como enemigo?

   —No siento que sea enemigo de nadie y menos de un medio de comunicación. Hay que dejar las cosas en claro: la decisión de ruptura del contrato fue entre privados y no hay que ver una mano de gobierno.

Comentá la nota