Dolores de cabeza en negocios hidro intensivos

La falta de agua le pega duro a lavadores, viveros, restaurantes y piletas.
La vajilla, con menos agua

En los restaurantes preocupan futuros cortes de agua o un agravamiento de la crisis. En esta clase de comercios es fundamental tener limpia la vajilla y el uso que los clientes hacen del baño. Algunos empresarios de la gastronomía aseguran que han concientizado a sus empleados para que hagan un uso racional del agua a la hora de lavar. "Es en lo único que podemos recortar un poco el uso del agua. Llenamos las bachas y usamos eso para lavar", comentó Adriana Paredes, de Doña Anastasia, en barrio General Paz.

Las plantitas piden lluvia

El estado de las plantas, por la temperatura y la falta de agua, es la preocupación de quienes tienen viveros. Se dificulta el riego y esto pone en jaque el crecimiento de las plantas. Muchos se las arreglan con agua de pozo. "Yo no puedo estar sin regar los árboles y lo que produzco, por eso tengo pozo. Aguas Cordobesas me cobra 300 pesos, pero no uso el agua. Yo espero que llegue la lluvia porque hay muchos colegas complicados", dijo Gustavo López, quien tiene un vivero sobre la Juan B. Justo.

"La gente no lava autos"

La falta de agua, y el ajuste en su consumo, tiene a quienes trabajan en lavaderos con el ánimo por el piso. "La gente no nos trae autos, tienen miedo por la falta de agua, y está bien. Hoy estamos lavando 60 vehículos al día, de 60 que lavábamos por turno", aseguró Pepe Presti, titular del lavadero Pepe.

La mayoría de los comerciantes de este rubro están preocupados ya que aseguran que no tienen forma de ahorrar en el consumo de agua. "Para consumir menos tenemos que cerrar directamente. También se habla de poner cepos en los medidores. Tengo 14 empleados en el lavadero y todos necesitamos vivir. Yo le pido a Dios y a la Virgen que llueva de una vez, por el bien de todos", rogó Pepe.

Duchas a lo Chávez en la pile

"Sólo tres minutos para bañarse", pidió a la ciudadanía el presidente venezolano Hugo Chávez, por la escasez de agua. Lo mismo pretende la gente de Bucor de la calle Dean Funes. "Son muchas personas las que se duchan y queremos cuidar el agua. Somos conscientes que estamos mal. Por suerte, la gente comprende la situación y se baña rápido", comentó Marco Pino Razón, encargado de la pileta.

Comentá la nota