Dolor profundo en el entierro de los tres chicos hallados muertos en una pileta

Dolor profundo en el entierro de los tres chicos hallados muertos en una pileta
Aunque la autopsia confirmó que se ahogaron, para los familiares los mataron.
Nadia Velázquez, la tía de Sebastián y Axel –los hermanitos que aparecieron ahogados junto a otro nene en una pileta de Moreno– sostuvo el viernes que los chicos habían sido secuestrados y asesinados. Y ayer, en el silencio del entierro, fue la única en alzar la voz. Llorando pidió que se esclareciera el hecho, aunque los peritos creen que los chicos cayeron al agua accidentalmente y se ahogaron en forma escalonada.

Ayer al mediodía, los cuerpos fueron velados y trasladados por un largo cortejo de familiares y amigos hasta el cementerio privado Parque del Buen Retiro. Todos participaron de un responso que se ofició en la capilla ubicada a la entrada del cementerio.

Los velaron luego de que las autopsias confirmaran que los hermanos Axel Luna, de 4 años, Elio Sebastián Dos Santos, de 6, y un amigo llamado Leonardo, de 4 años, murieron por “asfixia por inmersión” el jueves por la tarde, luego de que el sereno se retirara del club Vélez Sarsfield, en Dámaso Sánchez y Larreta, Moreno. Ninguno de ellos presentaba signos de violencia.

La hipótesis de la “muerte escalonada” está fundada en un par de zapatillas. Sucede que dos de ellos tenían las zapatillas puestas y un tercero no, por lo que los investigadores creen que uno pudo haberse caído al agua, los otros quisieron sacarlo y todos se ahogaron en forma escalonada. La otra hipótesis también apunta al accidente: que uno de ellos se sacó las zapatillas, se metió en la pileta como una travesura, empezó a ahogarse y los otros dos murieron en el intento por salvarlo.

Pese a que el viernes los vecinos de un asentamiento lindero al club se enfrentaron a piedrazos con la Policía Bonaerense y la Infantería y sostuvieron la hipótesis del asesinato frente a los periodistas, ayer prefirieron no hacer declaraciones. El viernes se indignaron porque sostenían que el día anterior la Policía no los había dejado buscar dentro del club y los alumbraban con linternas para encandilarlos.

“Los nenes no pasaron solos, me los mataron, me los tiraron en la pileta para que esto quede en la nada”, dijo llorando el viernes Zulma, la abuela de los hermanos. Y si bien los vecinos aseguraban que una mujer petisa y morocha se los había llevado por la fuerza, hasta ahora nadie pudo dar testimonio ni hubo detenciones.

Coment� la nota