Dolor de cabeza para Sapag por tierras y mapuches

El conflicto en Quillén actualiza una seria discusión entre la propiedad privada y los "territorios ancestrales". En el medio está una polémica por intervención del Estado nacional a partir de una ley, y de nuevo el caso Pulmarí.
En medio de múltiples y preocupantes conflictos en Neuquén, que parecen exceder la capacidad de respuesta oficial y por eso mismo preocupan, es notoria la creciente preocupación política que genera el problema de la propiedad de las tierras en la zona sur cordillerana de la provincia, sobre todo a partir del conflicto con la comunidad Currumil, en la zona del lago Quillén.

Como se ha informado, el martes, a partir de una orden judicial, la policía neuquina desalojó a mapuches que ocupaban "territorio ancestral" -como se los denomina desde la Confederación que los representa- en una estancia propiedad de Pedro Modesta. Hubo incidentes y heridos durante el desalojo, pero sobre todo una fuerte denuncia política mapuche, que cuestiona al actual gobierno neuquino y pone otra vez el énfasis de la cuestión sobre el caso Pulmarí, la corporación interestadual que está otra vez en conflicto con los representantes de la provincia.

Los argumentos de los representantes políticos mapuches hacen mención a la implementación de una ley nacional, la 26.160, que el Estado nacional está llevando adelante y que ha provocado polémica entre los dueños de las tierras de la región cordillerana, que han reafirmado denuncias por "unas 70 usurpaciones" en distintas estancias.

"No es casual dicha acción realizada por las fuerzas policiales ya que días anteriores fue firmado el convenio para la implementación de la ley Nacional (26.160) que establece la realización de relevamientos en la comunidades Mapuce de la provincia del Neuquén. Dicha ley intenta poner fin a los conflictos con propietarios de campos que usurparon territorio de uso ancestral por parte de los pueblos originarios", se señana en ANRED, un portal de noticias vinculado a las organizaciones indígenas.

También se indica allí que "tampoco hay que desconocer las declaraciones del gobernador Sapag haciendo referencia a las intenciones de disolver la Corporación Interestadual Pulmarí (CIP) ante el impedimento de las comunidades Mapuce en la asunción de funcionarios provinciales en el directorio de dicho organismo".

Y se señala que "las autoridades del Pueblo Mapuce han declarado en aquella ocasión la inhabilitación para asumir los funcionarios provinciales a los cargos de la CIP por estar juzgados por la justicia. Precisamente este área esta siendo recuperada por varias comunidades de la región para su aprovechamiento productivo ante la falta de territorio para el desarrollo interno".

El actual gobierno de Jorge Sapag retomó la participación en Pulmarí después que el anterior gobernador, Jorge Sobisch, retirara a los representantes provinciales. Pero ahora uno de los representantes postulados por Sapag, el intendente de Villa Pehuenia, Mauro del Castillo, es objetado por los representantes mapuches, en una postura que ha sido avalada también por los representantes del Estado nacional.

Comentá la nota