"Me dolió en el alma la bandera de traidor".

El entrenador del seleccionado argentino de fútbol, Diego Maradona, confesó que le dolió "en el alma" la bandera que los simpatizantes de Boca Juniors colocaron el domingo donde lo acusaron de "traidor" por las divergencias que tuvo con Juan Román Riquelme.
"Me dolió en el alma el hecho de que alguien me haya puesto traidor. Pero no puedo hacer nada. Yo sé lo que le di a Boca, lo que quiero a Boca y esto a mi no me cambia por más que digan lo que digan", afirmó Maradona.

Maradona, pese a todo lo que pasó, aseguró que retornará a la cancha de Boca porque tiene su palco en La Bombonera. "En algún partido que quiera ir Dalma, iré con ella. Yo con la gente de Boca no tengo absolutamente nada".

En declaraciones radiales, Maradona dijo que "siempre va a tener razón el jugador (en ese tipo de disputas) porque es el que le da satisfacción al hincha".

"Yo estoy atado de pies y manos porque no puedo jugar más por la camiseta de Boca y esto es lo que me limita. Ahora tengo que pensar e interpretarlos como dicen ellos", explicó.

Maradona sostuvo que lo último que haría en su vida "sería tener algún tipo de rencor con la gente de Boca" porque "ni por un jugador ni por un presidente tendría problemas con la gente, sino todo lo contrario, yo voy por la calle y los hinchas me gritan cosas a favor".

"Sigo siendo hincha de Boca, tengo el cargo de seleccionador de la Argentina, cité a tres (jugadores de Boca) y me vinieron dos (Forlín y Battaglia) y es lo único que puedo decir", enfatizó.

"La gente tiene derecho a ponerse de parte de quien quiera. Yo le expliqué a la gente que a Riquelme lo convoqué, no es que lo borré, pero parecen que quieren entender como quieren ellos y yo no puedo hacer nada, más que seguir mi camino", concluyó.

Comentá la nota