Los dólares de la soja traerán mucho alivio a la economía

La cosecha 2010 podría aportar U$S 17.930 millones en exportaciones. Recursos clave para el fisco.
A los valores actuales de exportación, la próxima cosecha de soja podría aportarle a la economía argentina la friolera de 17.930 millones de dólares. Esa cantidad de divisas, según un informe realizado por los economistas de la Bolsa de Comercio de Rosario, resultará vital no sólo para las cuentas públicas sino además para dar pelea a la inflación, que algunos analistas privados ya calculan en 18% para 2010.

Para efectuar el cálculo sobre los ingresos que dejará el poroto en 2010, la bolsa rosarina partió de los volúmenes de exportación del complejo sojero argentino estimados por el USDA (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos). Ese organismo pronosticó una cosecha de 53 millones de toneladas. Pero la propia Bolsa de Rosario la calcula algo menor, en torno a 50 millones, lo que arrojaría una lluvia de dólares algo menor pero no menos importante, de 16.760 millones.

Si el USDA tuviera razón y sus números se confirman (la soja se recolecta entre abril y junio), la Argentina estaría en condiciones de exportar 10,15 millones de toneladas del poroto sin procesar, 26,72 millones de toneladas de harina de soja, y 5,22 millones de toneladas de aceite de soja. Adicionalmente hay que sumar el aporte de un negocio reciente y que también tiene origen en el cultivo: los embarques de biodiésel podrían sumar otro millón de toneladas.

El informe multiplica esos volúmenes exportables por "los precios FOB que se están registrando en la actualidad". Así llega a un ingreso total de divisas estimado de 17.930 millones de dólares. Es decir, la cosecha 2009/10 dejará un adicional de entre 4.000 y 5.000 millones sobre la cosecha 2008/09.

"Cualquiera sea la cifra final no existe la menor duda de que el complejo soja se constituye en el principal generador de divisas del país", destacaron los economistas rosarinos, que contrastaron este fuerte superávit con el déficit comercial habitual de sector MOI (manufacturas de origen industrial), que llegó a 28.000 millones de dólares en 2008.

El análisis no abundó en el repetitivo aporte que las exportaciones de la oleaginosa y sus derivados hacen a la salud de las cuentas fiscales. En rigor, si se confirman esos ingresos por exportaciones, el aporte de las retenciones se acercaría en 2010 a unos 6.000 millones de dólares.

Más bien, la Bolsa destacó que "el complejo soja es fuerte generador de divisas y es por ello que contribuye a frenar la fuga de dólares y a controlar la inflación". En ese sentido, se explicó que "para que ocurra la fuga de dólares (expresado de otra manera: la compra de dólares), hay que entregar pesos, por lo que se contrae el circulante monetario. Es por este motivo que el ingreso de divisas producto del complejo sojero, produce una baja en el valor del dólar y atenúa el proceso inflacionario".

Comentá la nota