Los dólares, de retirada

Los dólares, de retirada
"Tenemos una experiencia exitosa que varios países quieren integrar", explicó Boudou en referencia al Sistema de Pago en Monedas Locales con un año de aplicación entre Brasil y Argentina. La reunión del Mercosur en Montevideo, con buen clima para los acuerdos.
Uruguay se incorpora al sistema de intercambio comercial con monedas locales, utilizado desde el año pasado para las transacciones entre Argentina y Brasil. Las autoridades uruguayas firmaron ayer el acuerdo para llevar a cabo esa operatoria, en una primera instancia con Brasil, y luego se estaría sumando a las compras y ventas bilaterales con la Argentina. "Tenemos una experiencia exitosa que varios países quieren integrar", dijo a Página/12 el ministro de Economía, Amado Boudou, quien se encuentra participando de la 37ª Reunión del Consejo Común del Mercosur que se desarrolla hasta hoy en la ciudad uruguaya de Montevideo. Por su parte, el Mercosur decidió prorrogar por un año el listado de excepciones al arancel externo común que tiene cada país miembro y la suba de esa tarifa a una serie de productos sensibles, manifestó la ministra de Industria y Turismo, Débora Giorgi.

A un año de que se pusiera en práctica el Sistema de Pagos en Monedas Locales (SML) entre los bancos centrales de Argentina y Brasil, Uruguay se convirtió en el "primer extranjero" en ingresar de manera formal a este esquema. El sistema tuvo relativo éxito, aunque todavía no logró capturar el grueso de transacciones que se realizan entre los dos principales socios de la región. Se introdujo el 3 de octubre de 2008 y la última medición, exactamente un año después, arrojó un record de 185 operaciones por 152 millones de pesos. El acumulado a octubre alcanzó a 643 millones de pesos. De ese monto, 40 por ciento se hizo por sumas inferiores a 100 mil pesos. El 42 por ciento por cifras ubicadas entre 100 mil y medio millón; mientras que sólo un 3 por ciento correspondió a montos superiores a cinco millones de pesos.

El sistema permite comerciar entre exportadores e importadores argentinos y brasileños utilizando sus pesos y reales. Puede ser utilizado en cualquier operación de plazo menor a 360 días. A este esquema se incorpora Uruguay. Su ministro de Economía, Alvaro García, dijo que comenzará a funcionar primero entre su país y Brasil, pero no descartó que en breve se implemente con Argentina.

Boudou se mostró confiado en que la asociación con Argentina pueda terminar de definirse en los primeros meses del año próximo. "La idea es que durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner se sumen todos los países", aseguró a este diario. Explicó que los próximos países que están en condiciones y manifestaron su interés por sumarse al sistema son Venezuela, Paraguay y Bolivia –en ese orden–, a partir de la "experiencia exitosa" entre Argentina y Brasil. "Esto va a motorizar el comercio bilateral, el crédito para prefinanciación de las exportaciones, el empleo y, en algún sentido, le quita presión al mercado cambiario", detalló Boudou.

En ese sentido, el Mercosur prorrogó por un año la lista de excepciones al arancel externo y la suba de esta tarifa a hilados, marroquinería y lácteos. En este último caso, "se trata de una suba transitoria hasta el 31 de diciembre de 2011", señaló Giorgi. Además, se acordó mantener cien posiciones arancelarias contempladas en las listas de excepciones al arancel externo común de Argentina. La ministra aseguró que estas medidas permitirán potenciar el comercio intrazona, que se incrementó en los últimos meses en un 60 por ciento.

Durante el encuentro de cancilleres y ministros de Economía que tiene lugar en la capital uruguaya, las delegaciones debatieron también sobre la debilidad del dólar en el mundo y el rol de otras monedas, como el euro, el yen y el yuan. "Propusimos un encuentro de ministros de Economía y presidentes de bancos centrales para febrero para analizar el tratamiento de las monedas, como preparatorio al próximo encuentro del G-20", informó a Página/12 Boudou.

En las presentaciones hubo coincidencias en que se está saliendo de la crisis mundial y en el protagonismo del Estado en esa recuperación. "Uno de los temas que impulsaron Brasil y Argentina en el encuentro es el de las obras públicas para sostener a la economía, el nivel de empleo y la reactivación económica", aseguró Boudou. En este tema, ambos países mostraron cómo se duplicó desde el Estado el nivel de inversiones en bienes de capital.

Al respecto, el ministro salió al cruce de las acusaciones de la diputada por la Coalición Cívica Elisa Carrió, por el manejo de la obra pública y los subsidios. "Me llama la atención que los responsables del proceso de desinversión en el país ahora auguran que va a faltar luz y gas. Esos anuncios apocalípticos siguen sin suceder, porque hay capacidad política y de gestión en el Gobierno. El Ministerio de Infraestructura sigue avanzando en obras que hoy se pueden ver y tocar", apuntó el titular del Palacio de Hacienda.

Comentá la nota