El dólar subió 10 centavos en la semana

Ayer cerró a $ 3,47 para la venta en el mercado minorista; el Central quiere seguir moderadamente la devaluación de otras monedas
El dólar subió ayer otros dos centavos respecto del peso, al cerrar en $ 3,47, y se encamina a seguir en ascenso, en un mercado local muy controlado por el Gobierno y un contexto de fuerte depreciación de casi todas las monedas.

La divisa norteamericana terminó en $ 3,47 para la venta y 3,43 para la compra en el segmento minorista, mientras que en el tramo mayorista llegó a 3,4775 el vendedor. En el mercado informal casi no registraron variantes por el gran celo oficial.

El Banco Central tuvo una intervención levemente mayor que en los días previos con recompras y ventas; las reservas terminaron en US$ 46.044 millones, con una baja de 55 millones por la depreciación del euro, la libra y el oro, junto con un pago de 6 millones al Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En un mercado que sigue caracterizado por un bajo volumen de operaciones, el dólar ganó 10 centavos en una semana, aunque el Central jura que todavía no hay datos que reflejen una caída en los depósitos desde principios de mes. Desde la entidad monetaria, donde claramente se asumió la necesidad de devaluar con otras monedas de la región, se indicó que en realidad "esta semana el dólar se apreció contra todas las monedas, no sólo contra el real: también ocurrió con las asiáticas y el euro".

"La estrategia de flotación administrada no pretende ir en contra de la ley de gravedad, sino morigerar los picos. Pero nos movimos menos que otros bancos centrales para brindar previsibilidad", indicó una calificada fuente de la entidad. En ese sentido, la fuente descartó que se estuviera transitando por un esquema de tipo de cambio "cuasi fijo": "La Argentina tiene una historia de saltos violentos que derivan en suba de precios y una dolarización demasiado importante como para pensar en cambios abruptos del tipo de cambio. Además, el mercado sabe que manejamos la situación".

La variable más importante para observar en este momento, agregó el funcionario, es el precio de las materias primas, que presenta una baja constante y, por lo tanto, obliga a ajustar el tipo de cambio para no adelgazar demasiado las cuentas fiscales y comerciales.

Desde un banco nacional importante indicaron que ayer se reiteró la jornada con "poco volumen, mucho llamados del Gobierno para que las empresas no compren e intervención del Banco Nación ante el pago de los cupones ligados al [producto bruto interno] PBI". El operador jugó su apuesta, relajado por saber que tendrá tres días de descanso por el fin de semana largo: "La semana próxima, si está cerca de 3,50, lo harán bajar violentamente". De todos modos, el operador expresó una queja: "Siguen las llamadas del Gobierno para que las empresas grandes no compren dólares", una estrategia de control cambiario informal que no se ve como sostenible.

"La gente sigue viendo que el dólar por debajo de los 4 pesos está barato y, por lo tanto, cada peso que llegue del aguinaldo es posible que se pase al dólar. Las opciones del Gobierno pasan por bajar más las retenciones o dejar que el tipo de cambio se deslice", comentó otro experimentado operador de la City porteña. Esta fuente descartó que un dólar que se ubique unos centavos más arriba pueda disparar una escalada de precios "porque el desempleo real está aumentando y el consumo baja, así que no hay margen para la inflación".

Más cauto, el ex secretario de Finanzas Lisandro Barry indicó que "la historia argentina muestra episodios de recesión con inflación, por lo que hay que tener cuidado con los movimientos del dólar". Barry dijo que el dólar "seguramente se moverá en torno de los 3,70 pesos en 2009" y cuestionó "la falta de señales consistentes" por parte del Gobierno. "Con estanflación hay margen mayor para dejar subir al dólar un poco más", concluyó.

Desde el sector industrial expresaron su apoyo a la suba del dólar, aunque afirmaron que es insuficiente para mantener la competitividad del rubro. "Esto mejora la competitividad para exportar, pero no alcanza con el tipo de cambio porque la tasa de interés sigue siendo alta", dijo el ex presidente de la Unión Industrial Argentina Héctor Méndez.

Al respecto, un informe de la consultora Economía & Regiones señaló que "ahora 16 de los 22 principales sectores exportadores (agrícolas, agroindustriales e industriales) enfrentan un tipo de cambio efectivo más bajo que hacia finales de la convertibilidad, lo cual se agravó a partir de la crisis mundial" por la caída de EE.UU.

Comentá la nota