El dólar sube y se afianza en $ 3,80 pese al esfuerzo de Martín Redrado

El dólar sube y se afianza en $ 3,80 pese al esfuerzo de Martín Redrado
En las mesas de la city hablaron de ventas de u$s 100 millones. La versión oficial apuntó un saldo neutro. A cuatro días de las elecciones, en algunas casas de cambio la cotización llegaba a los $ 3,81 ante una demanda del público más aceitada
Con un alto factor especulativo, el dólar volvió a avanzar en el mercado local. En las pizarras del microcentro porteño, el billete terminó un centavo arriba respecto del cierre anterior, en $ 3,77 para la compra y $ 3,80 para la venta. No obstante, muchas pantallas mostraban una cotización superior para la venta a $ 3,81. En el circuito mayorista, la divisa estadounidense subió casi un centavo y medio, ubicándose en $ 3,792 comprador y $ 3,793 vendedor.

De esta manera, ese precio es el mayor valor que tocó el dólar luego de la devaluación de principios del 2002, en julio de ese mismo año. Si bien la apreciación del tipo de cambio denota una creciente demanda tanto de ahorristas como de grandes inversores por cobertura –habitual frente a un período electoral–, hay otra variable que también contribuye a la depreciación del peso: la menor oferta de divisas. Según detallaron en los bancos, el sector de la exportación dio un paso al costado, coronando al Banco Central (BCRA) como casi exclusivo vendedor en la plaza. "Hoy–por ayer– el Central fue casi el único vendedor. La exportación está liquidando mucho menos que semanas anteriores cuando liquidaba un promedio de u$s 100 millones diarios. Hoy las ventas del sector apenas superan los u$s 50 millones por día", explicaba el jefe de mesa de una entidad de primera línea.

El factor soja

La retracción de estas compañías tiene que ver con una jugada especulativa. Por un lado, el precio de la soja–que ayer recuperó lo que había perdido el lunes ubicándose a u$s 433 la tonelada– está lejos de los u$s 470 que supo tocar no hace muchos días. Por otra parte, las firmas que pueden retener divisas, apuestan con una suba del tipo de cambio en el corto plazo. De este modo, el organismo dirigido por Martín Redrado se ve obligado a volcar dólares en la plaza para reemplazar la oferta del agro. Ayer, desde la entidad hablaron de un saldo neutro. "La rueda estuvo tomadora en la primera hora de la jornada, cuando intervenimos vendiendo. Pero después la demanda se tranquilizó y no hubo necesidad de seguir ofreciendo dólares. De hecho, recompramos lo que vendimos, quedando un saldo neutro. Ayudó que mejoraran las condiciones de los mercados y también la apreciación de algunas monedas como el real", indicó una alta fuente del Central, aunque admitió que vendieron divisas en el mercado de futuros para contratos de todos los plazos a partir de julio. No obstante y como es habitual, las cifras del mercado apuntan una suma más importante. En las mesas señalaron que las ventas oficiales estuvieron cerca de los u$s 100 millones en el spot. "Es palpable la cobertura de los grandes jugadores. Ayer se llevaron puesto al Central, que si no aparecía, claramente el dólar se hubiese ubicado en los $ 3,80", explicó un cambista.

Un termómetro de la inquietud del público es el valor del dólar en el mercado informal, que muestra una amplia brecha de más de 10 centavos respecto del precio del spot, cotizando en los $3,93. En este contexto, Redrado se enfrenta a una encrucijada. Por un lado, ante una mayor demanda, debe controlar el precio del dólar resignado reservas. Pero por otro, debe evitar quemar tantos cartuchos antes de las elecciones. Y lo más difícil: con esa estrategia impedir que el dólar se dispare mucho más de $ 3,80. "Al BCRA no le conviene un dólar que vaya subiendo mucho más porque está vendido a precios más bajos en los contratos, y de otra forma ampliaría sus pérdidas", explicaban en un banco.

Comentá la nota