Dólar postelectoral: el ruido pasó pero los ahorristas siguen pensando ‘en verde’

Dólar postelectoral: el ruido pasó pero los ahorristas siguen pensando ‘en verde’
El BCRA vendió cerca de u$s 40 millones en el spot, según cifras del mercado, para contener una mayor suba. En los futuros, en tanto, los precios para los plazos más largos cayeron
Los resultados de las urnas trajeron algo de calma al mercado. Sin embargo, la presión sobre el tipo de cambio continúa. Según aseveran en los bancos, el pedido de dólares por parte del público está a la orden del día, aunque con menor fuerza respecto de la semana previa a las elecciones. "La gente sigue posicionándose en moneda dura", dijeron en una entidad de primera línea. "Estamos vendiendo cerca de u$s 2 millones diarios, es un poco menos que la última semana de junio, pero está por encima de principios de año", aseguraron en otro banco extranjero . Un dato sugerente fue la salida de casi $ 1.000 millones en plazos fijo durante el mes pasado (incluso contabilizando los últimos días posteriores a los comicios).

En esta línea, ayer el billete al público subió un centavo a $ 3,78 para la compra y $ 3,82 para la venta. En el circuito mayorista la divisa estadounidense avanzó sólo 2 milésimas para cerrar en $ 3,802 comprador y $ 3,804 vendedor. Los negocios, no obstante son reducidos: se operaron apenas u$s 315 millones entre los dos mercado. La suba fue suavizada por la intervención del Banco Central (BCRA). Las cifras de las mesas financieras consignaron ventas por parte de la entidad que preside Martín Redrado cercanas a u$s 40 millones. "La divisa arrancó tomadora, pero fue frenada por las posturas vendedoras del BCRA, que continúa con la estrategia de ofrecer lotes de u$s 20 millones para ser adquiridos en su totalidad, y que generaron en algún momento que las compras por montos menores se hicieran por encima de las cotizaciones impuestas por el BCRA", señaló un informe. La versión oficial, apunta un saldo neutro. "Se vendió algo al principio, que luego se recompró", detalló una fuente de la entidad.

Pero lo cierto es que también del lado de la oferta hubo algo de exportación y algunas entidades, que aprovecharon precios más baratos del dólar a futuro, deshaciendo posiciones en el contado. "Al final de la rueda, con un dólar que había llegado a un máximo de $ 3,8090, salieron a luz algunas órdenes puntuales de exportadores que sumados al desprendimiento de posiciones que efectuaron algunos bancos generaron una baja importante de la divisa", comentó un cambista. Con todo, la suba está convalidada de alguna manera por el Central, que intenta que el tipo de cambio se deslice hacia arriba lentamente, pero sin generar presión extra. Un dato que preocupa a las autoridades en este sentido, es que la divisa suba a pesar de las ventas oficiales. "No es lo mismo un dólar subiendo sin intervención del central, que un alza con sus ventas", manifestó un operador.

Sin embargo, a pesar de la presión en el mercado del día, que revela una demanda firme, hay una señal que puede ser leída como una mayor calma. Después de los comicios, los precios de los contratos en el mercado de futuros fueron cayendo. Las bajas se dieron en todos los plazos, pero de manera más pronunciada en los contratos de 1 año. La lectura que prima es que las expectativas de devaluación se desinflaron.

Comentá la nota