Dólar poselectoral: los analistas se acercan al pronóstico del BCRA

Cambió la tendencia y esperan una devaluación menor después de junio.
Puesto en términos vacacionales: malas noticias para quienes quieran viajar a las playas brasileñas, buenas para los amantes de Miami. Traducido a un lenguaje más técnico: la fortaleza del Real -y el pronóstico de que la moneda brasileña seguirá apreciada en los próximos meses- es una de las razones centrales que están llevando a los economistas de los bancos de inversión a bajar sus pronósticos sobre el valor del dólar en la Argentina para la segunda mitad del año y para el 2010.

El dato es toda una novedad. Hasta ahora, los analistas privados venían subiendo sus apuestas con relación a una devaluación fuerte después de las elecciones del 28 de junio. Pero en los últimos días la tendencia cambió: algunos bancos de inversión -entidades que suelen ser más pesimistas con la Argentina que las consultoras locales- están viendo inclusive un dólar por debajo de los 4 pesos para fin de año.

Uno de los informes privados que más sorprendió a los inversores a la semana fue el del Credit Suisse, que proyecta un dólar a 3,80 para fin de año y uno de 3,90 pesos para fin de 2010. Teniendo en cuenta una inflación del 15%, este panorama implica una fuerte apreciación real del peso. Firmado por Carola Sandy, el informe del CS sostiene que "no habrá cambios sustanciales en la economía" luego de las elecciones, independientemente del resultado. "Creemos que las reservas del BCRA permanecerán estables que la salida de capitales disminuirá en el segundo semestre", marca Sandy.

La Argentina hoy está en el puesto 26 en el ranking mundial de reservas, muy por encima del puesto del país teniendo en cuenta otros indicadores económicos.

Además del CS, el Deutsche Bank y el JP Morgan también moderaron su pronóstico de suba del dólar. Para fin de 2009 el Deutsche ahora se juega por un $ 4,17 (antes apostaba a un $ 4,34), en tanto que el Morgan ve un $ 4,30 a diciembre, contra un $ 4,50 en su pronóstico anterior.

"Hay distintas variables que en lo que va del año jugaron a favor del argumento del Central de que el actual valor del dólar está cerca del equilibrio", cuenta el economista jefe de la filial argentina de un banco internacional de los grandes. Y agrega: "No es que ahora estén todos de acuerdo con (Martín) Redrado, pero la opinión está dividida, cuando hace unos meses el 90% de los economistas se jugaba por una devaluación fuerte en el tercer trimestre del año".

¿Cuáles son las variables en danza? La fortaleza del Real mencionada en el primer párrafo es una: el tipo de cambio multilateral (que se arma contra una canasta ponderada por la participación de cada moneda en el comercio con la Argentina) subió un 15% en los últimos tres meses. En la administración Lula, mientras tanto, hoy tienen más predicamento los partidarios de un real Fuerte.

Los otros factores centrales son la suba en el precio de las commodities (fundamentalmente de la soja, que ya está por encima de los US$ 440 la tonelada) y la mejora en algunos indicadores de la economía. Para este año se espera un superavit fiscal de 13.000 millones de dólares, en buena medida por la baja de las importaciones, pero también porque las "expo" andan mejor que lo esperado. En su reunión mensual con empresarios del miércoles, Miguel Angel Borda se animó a hablar de "rebote" para la economía local. Todo, siempre y cuando la salida de capitales post 28 se modere: ahí se juega la verdadera batalla por el dólar.

Comentá la nota