El dólar, a $ 3,70 por la pelea con el agro

Subió tres centavos con una fuerte demanda en el tramo minorista, en una jornada con escasa intervención del Banco Central
Los nervios generados en el mercado por el conflicto entre el Gobierno y el campo y por el adelantamiento de las elecciones legislativas a fin de junio llevaron ayer la cotización del dólar hasta $ 3,70, tres centavos más que el cierre anterior y en un nivel que podría ser frenado por el Banco Central en las próximas jornadas para desalentar una mayor pérdida de los depósitos bancarios.

El Central no intervino en el mercado, aunque en bancos y casas de cambio afirman que la entidad tiene una "activa presencia" informal para desalentar grandes compras por parte de las empresas mientras no aumente la liquidación de divisas de los exportadores ligados al agro.

La reservas cayeron US$ 22 millones por variación de monedas frente al dólar y un pago realizado al Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Con la devaluación de ayer, el peso ya cedió frente al dólar 3,3% este mes y 6,4% en lo que va del año.

La agencia de noticias Reuters consignó que en el mercado "informal" las operaciones se pactaron a $ 3,76 para la venta, aunque con muy poco volumen por el mencionado revoloteo del Central, que es el jugador que puede colocar donde quiere el valor de la divisa, según coinciden en destacar los operadores.

El dólar y los bonos soberanos se despegaron, por el conflicto con el campo, de la muy buena jornada que caracterizó a la rueda de la Bolsa porteña, en sintonía con otros mercados del mundo, a raíz de los anuncios del gobierno de Estados Unidos de avanzar en el saneamiento del sistema financiero (de lo que se informa en la sección Exterior).

La devaluación del peso afecta el resultado de los títulos en pesos (con una mayor presión sobre la tasa de interés de éstos) y ayer la escala estuvo marcada por el Discount en pesos, que sufrió una caída del 10,2%; el Bogar 18 bajó 2,9%; el Par, un 2,7%, y el Pre9, un 4,2%. La caída también alcanzó a los bonos en dólares, porque el anuncio del cambio de la fecha de las elecciones genera dudas en torno al cumplimiento del pago de la deuda, aunque el Gobierno haya ratificado una y otra vez su voluntad de pago. Así, el Boden 2012 perdió 2,9% (el mercado no termina de interpretar positivamente las versiones del Gobierno de canjear este bono antes de su vencimiento en agosto), y el Boden 2013 cedió 2,25 por ciento.

Respecto del dólar, dos operadores de importantes bancos indicaron a LA NACION que los nervios en torno a la dinámica que está adquiriendo el conflicto con el campo y la incertidumbre política se reflejaron en el gran movimiento de público en la City porteña en demanda de la divisa norteamericana. "Lo que no entiende el Gobierno es que cuanto más restrinja el acceso al billete más nerviosa se va a poner la gente en busca de dólares a un precio superior al deseado", expresó con cierto pesar un experimentado jugador del mercado cambiario local.

Así, el mismo mercado que hasta hace unas semanas criticaba el excesivo "gradualismo" del BCRA ahora parece cuestionar el veloz corrimiento del billete convalidado por el ente monetario.

"Tener una política imprevisible es un arma de doble filo, aunque es verdad que con 70 millones de dólares el miércoles (por mañana) o el jueves el Central tiene la capacidad para frenar la suba y hasta para inducir una baja y hacer perder a todos los que hoy (por ayer) compraron arriba de $ 3,70", agregó el operador.

Desde el BCRA rechazan esta visión y dicen que los controles que se desarrollan corresponden a inspecciones habituales, junto con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), para comprobar que no haya operaciones informales.

Más pesimista, un joven colega del mercado dijo que la situación "no será tan fácil de controlar mientras perdure el conflicto con el campo".

"La gente querrá dólares mientras persista la incertidumbre, y eso no tiene nada que ver con la flotación administrada que declama el Central. De todos modos, creo que aunque le costará más en términos de reservas, lo va a defender en torno de los 3,70 pesos", agregó. De hecho, el mercado de futuros del Rófex (donde el Central sí intervino explícitamente) exhibe un dólar a 3,98 para fin de año.

De todos modos, algunos creen que las elecciones legislativas pueden marcar un punto de quiebre, más allá del resultado que presenten.

Así, el precio de un billete en torno de los $ 4,50 aparece como un valor de consenso para dentro de unos meses para varios jugadores importantes dentro del mercado, que advierten por el creciente "goteo" que volvió a registrarse en el mercado de depósitos del sector privado este mes, luego de la relativa calma del primer bimestre del año.

Comentá la nota