El dólar moderó su avance por las intervenciones del BCRA

El dólar moderó su avance por las intervenciones del BCRA
La entidad monetaria ofreció vender hasta US$ 200 millones cuando la cotización volvía a escaparse
El precio del dólar al público se encareció ayer otro centavo al terminar ofreciéndose para la venta a $ 3,63 en el microcentro porteño, luego de haber llegado a marcar $ 3,65 en horas del mediodía en varias pizarras. Así, ahora gana cinco centavos en la semana y 16 (4,6%) en el año, lo que comienza a posicionarlo como una buena inversión en momentos en que, por los reacomodamientos que provocó la crisis global, las alternativas para proteger el valor del dinero no son muchas. Esto puede favorecer otra ronda de dolarización de los ahorros. No en vano, una encuesta online de LA NACION detectó ayer que el 47,3% de los lectores tiene pensado usar sus ahorros para comprar dólares ahora que la divisa vuelve a escaparse.

La nueva suba se produjo al cabo de otra jornada cambiaria caliente en la que el Banco Central (BCRA) jugó fuerte por primera vez en el año (ofreció vender US$ 200 millones y colocó cerca de 120 millones, según los operadores, aunque desde la entidad sólo admitieron un saldo "ligeramente vendedor") para ponerle límites a la escalada. El BCRA procura evitar que se recreen condiciones que favorezcan una eventual corrida. De hecho, ayer reaparecieron lo que los analistas describen como "alertas tempranas" respecto de esta posibilidad.

Por caso, la brecha entre el billete mayorista (quedó a $ 3,611 el vendedor tras aumentar otro centavo) y el tipo de cambio surgido por el diferencial de precios al que se liquidan las operaciones de compraventa simultáneas de bonos y acciones en la plaza local y el exterior (conocido en la jerga como "contado con liquidación") se amplió del 2,5% que promedió la semana anterior al 5,5%, toda vez que se llegaron a pactar transacciones con un dólar implícito de $ 3,81. En el mercado se sabe que cuando esto ocurre es porque se reaviva la salida de capitales del país, una señal preocupante en momentos en que la economía local necesita más que nunca asegurarse los recursos para tratar de transitar con menores costos el sacudón global.

Este dato fue el que precipitó una intervención más férrea del BCRA en el mercado, de manera de acotar las expectativas devaluatorias, y habría influido para que el Gobierno se decidiera a dejar de lado su política de confrontación con el campo e intentara acuerdos (ver Política). Además, los agentes cambiarios coincidieron en describir que se verificó un salto en la demanda minorista, que fue fácil de percibir en las colas que se volvieron a formar frente a casas de cambio céntricas, aunque, paradójicamente, algunas de ellas son generadas por la infinidad de requisitos que se les piden a los compradores.

"El argentino compra dólares cada vez que percibe mayor riesgo. Y si ve que el billete sube todos los días, se tienta más. Te diría que es un reflejo casi cultural que conviene tener presente", recordó el analista de InvertirOnline.com Alejandro Bianchi.

La estrategia oficial para controlar los precios volvió a incluir el mix de ventas de reservas y las llamadas telefónicas a empresas y bancos, o la visita conjunta de inspectores del ente monetario y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) para desalentar la demanda mayorista, en momentos en que las liquidaciones de los exportadores vuelven a ser mínimas.

"Cuando arrancó el mercado era tal el desconcierto de los operadores que el billete se llegó a operar desde 3,6040 pesos a 3,6260, aunque aparecieron precios de hasta 3,6400, pero sin que se marquen operaciones", relató Fernando Izzo, de ABC Mercados de Cambios, al describir el inicio de la rueda. "Pero bastó que el Central cargase en el sistema una oferta de venta por 100 millones de dólares a 3,62 pesos, que luego repitió en monto, pero bajando el precio a 3,6110 para que la cotización comenzase a desinflarse", complementó su colega Carlos Risso. Para hoy, los operadores aguardan una jornada más calma por las expectativas positivas que se generan a partir del acercamiento entre el Gobierno y el campo

Comentá la nota