El dólar en el laberinto preelectoral

Unos 300 millones de dólares debió colocar el Banco Central en el mercado para compensar la fuerte demanda de particulares. La actitud de la entidad permitió mantener el valor en pizarras en 3,79. Fuerte avance de la divisa en el mundo.
La tensión preelectoral volvió a incentivar ayer una demanda especulativa por dólares que debió ser frenada por el Banco Central. La autoridad monetaria salió nuevamente con una oferta fuerte de divisas, con varios lotes de 20 millones de dólares, para equilibrar la plaza. No obstante, los primeros cien millones de dólares apenas alcanzaron para abastecer a compradores privados puntuales. Luego el mercado se estabilizó en el segmento mayorista tres centavos por encima del cierre de la semana pasada hasta ubicarse en 3,778 pesos. En las pizarras de agencias y casas de cambio del microcentro no se exhibieron modificaciones en la cotización al público, que finalizó en 3,79 pesos. La apreciación del billete verde también se verificó en la plaza brasileña de San Pablo, donde se posicionó arriba de los 2 reales por unidad. En tanto, el euro concluyó en 5,33 pesos.

El arribo de fin de mes y la incertidumbre típica de un período previo a las elecciones explican el grueso de las compras privada de dólares. Los inversores prefieren entonces esperar el desenlace de los comicios legislativos del domingo próximo posicionados en moneda dura. Si bien no existen atisbos de que pueda existir un ajuste significativo en la cotización luego del 28 de junio –hasta dejó de ser un pedido de la cúpula de la Unión Industrial Argentina (ver página 13)–, el interés por el billete verde se revitalizó en estos días. Un informe de la consultora Portfolio Personal estimó que la cotización del dólar "no debería superar los 4 o 4,10 pesos para fines de año".

Por el contrario, los exportadores también redujeron sus liquidaciones a la espera de un escenario concreto y de precios más favorables. Ayer, la soja para entrega mayo perdió 4,7 dólares a 232 la tonelada en el mercado porteño. En tanto la fortaleza del dólar tuvo también su correlato con el precio del crudo ligero WTI. El barril de petróleo WTI retrocedió 3,76 por ciento para concluir en 66,93 dólares. Las empresas del sector de cereales y oleaginosas liquidaron durante la semana pasada 380,7 millones de dólares por sus ventas al exterior, informó ayer la Cámara de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores. Ese volumen representa un 17 por ciento menos que lo liquidado en la segunda semana de junio.

El Central jugó fuerte en la plaza cambiaria para equilibrar ese volumen de compras. Según estimaron desde las mesas de cambio, el organismo que conduce Martín Redrado realizó ofertas de hasta cien millones en el mercado a término y hasta 200 millones en el spot, en lotes de 20 millones, tal como viene haciendo en las semanas previas. Los contratos a futuro continuaron haciéndose por debajo de los precios de contado (bajo la par) con el objetivo de impulsar la compra a término contra venta de dólares físicos. La mayor actividad se reflejó además en el volumen negociado que ascendió a 443 millones de dólares. El stock de reservas internacionales en poder del Central reflejó un nuevo retroceso, hasta los 46.447 millones de dólares.

Como resultado, el dólar mayorista para la operación por más de un millón ganaron tres milésimas a 3,778 pesos, contra los 3,775 del viernes de la semana pasada. Por su parte, al público la divisa no sufrió modificaciones y se negoció en promedio a 3,79 pesos, mientras que en algunas casas de cambio se llegó a pedir hasta un centavo más para la venta.

A la suba local influyó el desempeño internacional. El dólar se apreció ante el euro, aunque perdió terreno frente al yen. Al cierre de Nueva York, por un euro se pagaban 1,3866 dólar, frente a 1,3945 de la sesión anterior. Sucede que la moneda estadounidense volvió a verse como una divisa refugio, después de que el Banco Mundial anunciara que la economía global se contraerá este año 2,9 por ciento. En la city porteña finalizó en 5,33 pesos.

El avance se verificó en la región en la plaza cambiaria paulista ya que la economía brasileña también recibió pronóstico reservado. El real, en 2,02 unidades por dólar, arrojó así un retroceso de 3 centavos respecto de la semana pasada. El informe del Banco Mundial estimó en la región una contracción del 1,1 por ciento para Brasil, en tanto difundió una caída de la actividad económica argentina de 1,5 por ciento.

Comentá la nota