Dólar en $ 3,85: incertidumbre en la city por los próximos pasos del Banco Central

Dólar en $ 3,85: incertidumbre en la city por los próximos pasos del Banco Central
La divisa mayorista escaló 2 centavos, rozando los $ 3,84. Sorprendió a algunos la desaparición de la entidad en la última rueda. Aunque hay dudas sobre la estrategia de la nueva gestión, el mercado está convencido de que Kirchner sigue mandando
Arranca un nuevo mes y la incertidumbre sobre la estrategia del nuevo Banco Central (BCRA) –en todos los aspectos– a media que pasan las horas, crece. En el plano cambiario, los operadores especulan con varias tácticas que la gestión Pesce (ahora ultra oficializada, tras la renuncia de Martín Redrado el viernes a última hora y por mail) podría aplicar a partir de ahora. En las mesas están "perdidos", según dicen, con un Central que no mantiene una continuidad en sus operaciones. "Antes contábamos con una mayor previsibilidad", alegan.

El viernes, la mesa oficial que comanda Juan Basco se corrió del mercado –no participó ni del spot ni en futuros– y convalidó una suba de dos centavos para el dólar en el circuito mayorista. De esta manera, la divisa cerró en $ 3,836 desde los $ 3,817 del cierre anterior. Si bien se trata de una suba marginal, comparada con las fluctuaciones que sufren a diario divisas de otros países, en Argentina pocos centavos significa "mucho" movimiento. En rigor, en enero el tipo de cambio registró una suba del 1%. Todo un número, considerando que se venía de meses en los que prácticamente la divisa permaneció en un letargo. Entretanto, las pizarras de la city subieron el valor del billete hasta $ 3,85. "El movimiento del público sea quizá lo que más preocupe en Reconquista 266. El minorista es muy sensible y hay que tener en cuenta que vio un dólar que arrancó enero en $ 3,82 y ya está en $ 3,85", reflexionaban en un banco extranjero.

No obstante, muchos aseguran que no se puede tomar como parámetro lo ocurrido al cierre de la semana, debido a que al ser fin de mes, se trata de movimientos estacionales. "El BCRA había comprado muchos contratos a futuro en diciembre y tal vez su estrategia se centró en no perder plata, con un cierre más alto", dedujo un cambista.

Pero las dudas calan hondo. A grandes rasgos las posibilidades que se barajan dividen al mercado en dos, aunque con una sola certeza: Kirchner es el que decide. Por un lado, están los que especulan con un Central más agresivo, que impediría cualquier tipo de fluctuaciones en el corto plazo, para llevar más tranquilidad al público dando evidencia de "aquí no pasa nada". Sin embargo, hay muchos que sostienen que la necesidad de caja del Gobierno es suprema y urgente, y que el ajuste se haría vía tipo de cambio, sobre todo si se frustra el proyecto del Fondo del Bicentenario. Para la city, cualquiera de las dos alternativas tienen el sello K detrás. "Ni Pesce, ni Redrado. El que pone los objetivos para el tipo de cambio fue, es y será Kirchner. Conceptualmente nada ha cambiado", sentenciaron en varios bancos.

El mundo y los exportadores

Más allá de todo, no hay que perder de vista la redención que está librando el dólar en el mundo. El real, por caso, de gran relevancia para Argentina, se ha depreciado cerca de un 8% en lo que va del 2010. En esta línea, existiría alguna congruencia en términos de competitividad una política local que debilite al peso.

Por otra parte, algo ayudará al BCRA (si es que quiere un dólar más alto) el hecho de que el sector exportador está aguantando un precio más caro para liquidar sus divisas.

Pero más allá de las especulaciones que pululan, el consenso apunta a que el dólar actual está "barato". En esta línea, el precio de los Non Delivery Forwards (NDF) –los contratos de dólar a futuro que se negocian en Nueva York–, por caso, subieron. "Los inversores están pagando más para la parte larga, a un año y a 9 meses. De hecho, las tasas implícitas que arrojan estos contratos comparados con el precio de la divisa mayorista spot arrojan tasas implícitas más altas. El NDF a un año está en $ 4,39 y da un 15%, mientras que hace días ese spread era del 12%", contaron en un banco.

No obstante, estas tasas llegaron a estar en 40% en épocas de tensión, pero el ascenso indica que el mercado prevé una suba del dólar. En este sentido, la mayoría proyecta una devaluación piso de un 10% anual.

Comentá la nota