Con un dólar que ya escaló 5%, crece la presión sobre las tasas

El Central convalidó un interés más alto en su última licitación de letras y son varios los bancos que analizan un ajuste en el interés que pagan por sus depósitos. Sin embargo, las últimas cifras oficiales no muestran retiros de plazo fijos por parte de ahorristas
A pesar de las palabras del viernes pasado de la presidenta Cristina Fernández pidiendo, entre líneas, a los bancos que no suban las tasas de interés, en el mercado sostienen que el alza en el costo del dinero no tardará en llegar. En rigor, en las entidades ya están analizando un ajuste al alza, mientras que en su última licitación de Letras y Notas del martes pasado el Banco Central (BCRA) convalidó una tasa mayor que la ofrecida en la licitación anterior. De esta manera, la autoridad monetaria colocó Lebac a 90 días por un monto cercano a los $ 400 millones, pagando una tasa de 13,75% anual, lo que implica una suba de 75 puntos básicos respecto del 13% pagado una semana antes. De hecho, el retorno muestra un salto del 1% si se compara con la tasa ofrecida por este instrumento hace un mes atrás, cuando estaba en 12,75% anual.

El aumento es razonable, teniendo en cuenta que el ABC económico dice que cuanto más crecen las expectativas de devaluación, más deben subir las tasas en pesos. Con todo, el costo del dinero apenas se ha movido en los últimos días. En esta línea, los analistas aseguran que lo llamativo es que con un dólar subiendo en promedio 2 centavos por día, cifra que para la Argentina es significativa, las tasas continúan en niveles muy bajos. Un informe de Delphos Investment señala que “las principales tasas de interés locales se mantienen aún en bajos niveles, no acusando por el momento la suba del dólar”. Desde la consultora explicaron que “existen muchos indicios por los que las tasas deberían estar más altas. El dólar futuro en Nueva York a 1 año, por caso, muestra una tasa de interés implícita del 33% anual y los bonos, más allá de la aversión al riesgo, llegan al 40% anual. Sin dudas que las tasas en el sistema financiero deberían estar en el orden del 20% anual”.

No obstante, y pese a que en varias entidades hablan de una dolarización de carteras, según las últimas cifras publicadas en el sitio oficial de la autoridad monetaria al 27 de febrero, los depósitos no sólo no cayeron sino que registraron un incremento. Una de las explicaciones, sin embargo, por las que aún no se han visto subas significativas en las tasas es la originación de créditos que, por el momento, se encuentra trabada. Y es que en el sistema hay un exceso de liquidez, pero que no puede ser colocado por el encarecimiento que sufrieron los préstamos.

Entretanto, otro de los datos que preocupa es que este año se espera que el ingreso de dólares al país sea ínfimo. La entrada de divisas por parte de la exportación será las única vía y de hecho, se estima sea significativamente menor a las cifras del 2008. En el caso de la liquidación por parte del campo, la caída vendrá de la mano de la sequía y del desplome en los precios internacionales de commodities, como la soja, entre otros factores.

Por otra parte, algunos se esperanzaron que el impulso oficial de un blanqueo de capitales traería un mayor ingreso del dólares. Sin embargo, en la mayoría de consultoras privadas hablan de una entrada de entre u$s2.000 y u$s5.000 millones a la economía local, que no son considerados lo suficientemente importante como para tener algún impacto que alivie la presión sobre el dólar.

Con todo, por el momento se estima que la fuga de capitales hacia el exterior en los primeros dos meses de 2009 no fue tan grande. De hecho, por el momento, según las últimas cifras al 20 de febrero, el BCRA tuvo un saldo comprador desde principios de año de u$s620 millones. Aunque el año pasado, pero bajo otro contexto, había superado en ese período los u$s2.000 millones.

Comentá la nota