"No, doctor; yo sólo quería sacarme una foto con usted"

Pablo Amín le hizo señas a Claudio Arias -hermano de la víctima- de que iba a cortarle el cuello. Cuando fue advertido por el Tribunal, dio esta respuesta insólita.
-Señor presidente, le informo que Amín está amenazando a alguien del público.

-¡Amín, no amenace a nadie!

-No, doctor; yo sólo quería sacarme una foto con usted...

Las frases ilustran una nueva intimidación que efectuó Pablo Antonio Amín durante la jornada de ayer. El destinatario fue Claudio Arias, hermano de María Marta Arias, a quien el imputado le hizo señas de que iba a cortarle el cuello.

El secretario Luis Lezana Flores advirtió el hecho (ocurrido mientras declaraba la psiquiatra Ana Carina Cejas) y se lo comunicó al presidente del Tribunal Emilio Herrera Molina. Este ya había advertido que no iba a permitir inconductas al acusado y le ordenó que cesara en su actitud. Como contrapartida, recibió esta respuesta incoherente. Finalmente, el imputado no fue desalojado.

Fue la segunda vez que Amín intentó amedrentar a hermanos de su esposa. El martes le gritó a Ricardo Arias "a vos te mato hoy". Claudio, quien siguió el desarrollo del debate, minimizó el incidente.

Los testigos Analía del Valle López y Ramón Paz narraron diferentes circunstancias ocurridas el sábado 27 de octubre de 2007, un día antes del crimen. La primera, una martillera pública que circunstancialmente manejaba un remis para esa época, contó que llevaba a una pasajera por calle San Martín hacia el oeste y se detuvo en el semáforo de la esquina con Monteagudo, cuando vio al acusado perseguido por un efectivo uniformado.

"Vino en mi dirección pero después le hizo señas a un colectivo que pasaba por Monteagudo. Subió, pero el policía le ordenó descender. Volvió a correr y se abalanzó sobre el auto. La señora y yo estábamos asustadas; pensé que era un ‘choro' que se ‘piraba' (sic) después de robar. Entonces vi a una chica muy bonita que lloraba. Me acerqué y le pregunté si le habían arrebatado, pero el policía me ordenó circular ya que era un problema familiar", dijo.

López se enteró del crimen el lunes por los medios y relacionó la conducta de Amín con su experiencia personal. "No quiero hablar a favor o en contra de nadie, pero mi madre y mi hermana son esquizofrénicas; estaban tranquilas pero se alteraban cuando les daba un ‘brote' (sic). Pensé que a él le pasaba lo mismo", expresó.

Paz viajó con Amín, Arias y otras personas desde Santiago hacia Tucumán, para participar en un encuentro de la firma de alimentos dietéticos que vendía el acusado en el Catalinas Park, donde el 28 de octubre de 2007 María Marta fue asesinada y mutilada. "Tengo un cyber en La Banda y él me propuso vender los productos. Acepté porque mi mamá los consumía y vi la posibilidad de tener otra entrada de dinero", explicó.

Comentó que en una estación de servicio quiso regresar a Santiago pero él se negó, porque quería participar. Finalmente, llegaron al hotel y participaron de la actividad.

El testigo contó que una vez tuvo un altercado con el imputado, cuando dio testimonio de los beneficios del producto. "Su madre era mi patrocinadora, pero como no estaba presente no la nombre. Al bajar, Pablo me recriminó eso", narró.

Paz se enteró al terminar el encuentro del hotel que el acusado estaba en la Patrulla Urbana. Allí, Arias le contó entre llantos los incidentes de la Catedral y dijo no entender qué pasó.

Lamentó ver así a Amín, delgado y detenido. "También estoy mal por lo que le pasó a ‘Martita'", confesó, y dijo que cuando compartió el viaje de ida nada hacía presagiar este atroz hecho. "Ellos bromeaban, se los veía bien", recordó.

Apuntes de la audiencia

4 Cuando Cejas dio sus datos personales, el juez Emilio Herrera Molina advirtió que se llamaba igual que el personaje creado por el escritor ruso Leon Tolstoi en la novela homónima. "Pero yo soy Ana Carina con ‘c'", corrigió la psiquiatra.

4 La testigo manifestó que nació en Santiago del Estero. "Se le nota", bromeó Herrera Molina en alusión a su tonada. Cejas aclaró que no conocía a Pablo Amín ni a María Marta Arias antes del asesinato.

4 Cejas se encuentra de licencia en el Instituto de Clasificación y Criminología por estar encinta. Herrera Molina le pidió disculpas por el "acoso jurídico" y le deseó suerte con su embarazo.

4 El tono que empleó Analía López para narrar un incidente protagonizado por Amín fue enfático y llamó la atención incluso al terminar la audiencia, ya que entabló una conversación por celular con tanta fuerza, que era escuchada en todo el segundo piso del Palacio de Tribunales.

4 El presidente del Tribunal Emilio Herrera Molina se olvidó de dar la palabra al Ministerio Público y a la querella cuando López y Paz estaban en el estrado. "¡Qué raro! Es la segunda vez que me olvido. Disculpe", comentó el magistrado tras ser advertido por el fiscal de Cámara Daniel Marranzino.

Comentá la nota