Al doctor: la Argentina, entre los países con mayor daño emocional por la crisis

En lo que es la tercera edición sobre un estudio de la crisis global, los argentinos se revelaron como uno de los conjuntos poblacionales con mayores consecuencias emocionales. Si bien el pesimismo decreció, aún se ubica por encima del promedio mundial, lo que se manifiesta, a su vez, en variables como la confianza en el sistema financiero local o la expectativa de conseguir vivienda a través de un crédito hipotecario en el mercado inmobiliario
¿Estrés? ¿Ansiedad? ¿Insomnio? ¿Depresión? ¿Argentino?

Si usted reúne alguna de estas cinco enfermedades, entonces es probable que esté pensando en la crisis financiera global o que, al menos, lo haya hecho en algún momento. Un informe de la consultora Ibope Inteligencia, pone luz y frustración allí donde sólo había... ¡píldoras! y frustración.

Mientars Brasil, Canadá y la India son los países con mayor optimismo y menos afectados psicológicamente por la crisis, del otro lado, Francia, Japón, México, Islandia y la Argentina se encuentran en el top five de las naciones más afectadas emocionalmente por la frágil situación económica.

Según un reporte que se dio a conocer en el día de ayer en el escueto mundillo de los periodistas calvos –pero muy apuestos– dedicados a las finanzas personales que escriben en diarios económicos color salmón, el 60% de los argentinos consultados padeció alguna de estas condiciones como resultado directo de la actual situación económica. Según la consultora, el 42% del universo encuestado sufrió (o sobrelleva) un fuerte stress, mientras que 39% ha sucumbido a la ansiedad. Para aquellos que caminan de noche (pero inconscientes), también hay cifras: 3 de cada 10 confesaron que no pudieron cerrar un ojo, mientras que 18% dijo estar deprimido (o al menos, aquellos que no hablan, lo sugirieron con alguna señal). Si bien el mapa doméstico transmite –como mínimo– incertidumbre, los especialistas señalan que "Argentina tiene proporciones similares al promedio mundial para cada uno de los efectos psicológicos".

La argentinidad al desnudo

El informe muestra no obstante que, a paso vacilante, los argentinos han regresado a la patria del optimismo. Mientras en marzo de este año el 53% de los consultados pensaba que la situación económica local empeoraría como consecuencia de los vaivenes globales, en julio, ese número se redujo al 41%. Eso sí: la expectativa positiva es un lujo que sólo el 11% profesa.

"El consumidor está recuperando lentamente la confianza en la situación financiera de la economía de su país y el pesimismo ha disminuido en los últimos tres meses. Argentina, sin embargo se encuentra entre los países de mayor pesimismo", señalan los especialistas de Ibope. ¿Razones? Mientras el 46% de las personas piensa (y reza) que sus ingresos se mantendrán constantes, el 29% cree que disminuirán.

En la misma línea, el país se encuentra dentro de los 6 con menor nivel de confianza respecto de la capacidad del Gobierno para gestionar la crisis, al tiempo que se mantiene alta la proporción de quienes creen que es un mal momento para comprar una vivienda. Incluso, la confianza en la estabilidad de los bancos arroja un saldo de 4,5 puntos sobre 10, lo que implica que se continúa dentro de los países de menor nivel de confianza en la estabilidad bancaria.

En la síntesis, mientras la mitad de la población mundial cree que la crisis ha tocado fondo, los números muestran que en la Argentina, los pesimistas son menos, pero todavía están lejos de ser minoría. A los botes.

Comentá la nota