Docentes privados ante el conflicto.

Ante la grave crisis que hace ya tiempo afecta a la educación en nuestra provincia y que este año se ha profundizado, Sadop Río Negro expresa su posición, que es representativa de la opinión de sus afiliados que se han reunido en asamblea en distintas localidades durante esta semana.
Nuestro análisis se centra en la situación injusta que vivimos los docentes rionegrinos, principalmente por los bajísimos salarios que percibimos -nominalmente de los más bajos del país- en una provincia donde el costo de vida es más alto debido a las condiciones climáticas, las distancias y los desorbitantes precios de alimentos y aquileres, rubros

esenciales de la canasta familiar básica. El salario docente constituye uno de los puntos centrales de las políticas de estado, ya que el valor que se le asigna hace a la calidad educativa y al reconocimiento de la tarea realizada por los principales impulsores del acto educativo: los docentes.

Es deber del Estado garantizar el derecho a la educación y el derecho al trabajo digno, los cuales hoy se ven afectados por la falta de decisión política del gobierno de elevar los salarios tal como los docentes merecen y de abrir instancias de negociaciones paritarias que resultan urgentes. En el caso específico de los docentes privados, es responsabilidad de los

empleadores establecer remuneraciones justas como así también condiciones de

trabajo dignas.

Hemos ya difundido que el estudio realizado por SADOP en diciembre del año pasado demuestra que el salario promedio del docente no cubre la canasta básica propia de un maestro jefe/a de hogar con hijos a cargo, cuyo consumo prmoedio es de 4.039,99 pesos, en tanto los ingresos medios reconocidos por su actividad son de 1.677 pesos. Esto a nivel nacional, en Río Negro esta cifra es aún menor. Sólo 4,5 por ciento del total de los docentes

encuestados tiene la capacidad de saldar los gastos.

Lamentablemente, además de pagar salarios bajos, sigue sucediendo que en los establecimientos privados se obliga a los docentes a aceptar contratos a término, privando así al trabajador del pago de vacaciones, aguinaldo y el sueldo de los meses de verano; no siempre se reconocen los regímenes de licencia que corresponden; en muchos casos se integra al docente a proyectos institucionales que le demandan más horas de trabajo que no son pagas, y se ejerce presión sobre los trabajadores para que soporten estas y otras

condiciones aún cuando no se ajustan a derecho, por la amenaza velada de perder el puesto de trabajo. Al tiempo que se viven estas situaciones, las escuelas privadas que cobran cuota la aumentan y no transfieren ese aumento al salario de los maestros, aunque casi siempre este es el motivo que ponen como excusa ante los padres. Todo esto sucede sin que existan sanciones porque tampoco el gobierno provincial realiza los controles e inspecciones que corresponden.

La realidad laboral del docente privado tiene particularidades que deben formar parte de los debates que actualmente se dan sobre la educación. Por todas estas razones, SADOP Río Negro se mantendrá en estado de alerta y movilización para demandar mejoras salariales y llamado a paritarias.

Sostenemos que es imprescindible que la Dirección de Enseñanza Privada y el ministerio de Trabajo realicen inspecciones regularmente en los establecimientos de educación privada.

Creemos que es necesario abrir canales de diálogo y plantear estos temas en el seno de la comunidad educativa, por lo que la primer hora de clase que dicte cada afiliado de SADOP durante la semana que empieza, se destinará a intercambiar con los alumnos -de manera adecuada a su edad y nivel- los problemas que atraviesa la educación, a fin que manifiesten sus opiniones y compartan también con su familia.

En defensa de los derechos del docente privado, por una educación liberadora, por una sociedad con justicia social.

Comentá la nota