Docentes preocupados por "demora en el envío de pautas sanitarias" y piden adelantar las vacaciones

La Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) manifestó este viernes su preocupación frente a una "demora de la Dirección General de Cultura y Educación (DGCyE) en la entrega de pautas sanitarias a las escuelas en casos posibles o confirmados de gripe A".
La presidenta de la FEB, Mirta Petrocini, destacó en un comunicado de prensa que "a pesar del notorio avance de casos de gripe en los establecimientos educativos de la provincia, las autoridades competentes no llegaron a implementar el protocolo en los tiempos estimados como prudenciales".

"Entendemos que los tiempos se han dilatado demasiado y que no se ha actuado con la celeridad que la situación merece", agregó la titular del gremio.

La Federación señaló que los directores de escuelas "tienen la facultad de disponer el cierre de los establecimientos en que se sucedan casos de gravedad, ya sea en su intensidad como en su consecuencia, y no reciban la inmediata presencia de las autoridades sanitarias correspondientes".

Así lo establece "la Resolución 5500 inciso 4.5", detalló el comunicado de la FEB divulgado este viernes a la prensa.

"En virtud de la normativa vigente, exigimos a la DGCyE, que asegure la inmediata presencia de la autoridad sanitaria en cada establecimiento donde se registren casos confirmados o sospechosos de gripe A", remarcó Petrocini.

También dijo que la entidad puso en marcha "un operativo de emergencia provincial a fin de asegurar el debido asesoramiento" a todos sus afiliados.

"Solicitamos se comunique inmediatamente a FEB los distintos casos y situaciones registradas en los establecimientos educativos de la provincia, a fin de poder gestionar de manera inmediata las acciones necesarias que aseguren la salud e integridad de los docentes, alumnos y comunidad educativa", subrayó.

Finalmente, expresó su "preocupación por la magnitud de la situación existente" y solicitó la colaboración de todos los afiliados para recabar los datos concretos que permitan "accionar en defensa de la salud y derechos de la comunidad educativa".

Por su parte, la Unión Docentes Argentinos (UDA) bonaerense reclamó el "adelantamiento de las vacaciones de invierno" a raíz de la gripe A, mientras el gremio FEB advirtió que pese al "notorio avance de casos en escuelas, las autoridades no entregaron en tiempo las pautas sanitarias".

El secretario general de UDA bonaerense, Alfredo Conde, reclamó a la dirección general de Educación provincial que "las vacaciones de invierno fijadas en el calendario escolar para el lunes 20, antes de la pandemia y la muerte de tres maestros, se adelanten para el lunes 6 de julio o a más tardar para el lunes 13".

El secretario general de la Unión de Docentes de Buenos Aires (UDocBA), Miguel Díaz, aseguró que el nivel de ausentismo de alumnos y docentes "por la epidemia de gripe es alarmante" y lo estimó en "35 por ciento".

Mientras que el ministro de Salud bonaerense, Claudio Zin, admitió este viernes que con la gripe A (H1N1) "estamos viendo complicaciones que no esperábamos" y que el virus "tiene una transmisibilidad realmente única", aunque indicó que "la tasa de mortalidad no es tan alarmante".

Zin se excusó de opinar si debe declarar la emergencia sanitaria, y destacó que esa decisión "es nada más que un marco de referencia para tomar decisiones, sin intermediaciones que puedan hacer perder tiempo. No implica concretamente suspender nada, o tomar decisiones respecto del cierre de colegios o escuelas, o prohibición de espectáculos públicos".

A su vez, admitió que en la gripe A se están dando complicaciones imprevistas, por ejemplo, en mujeres embarazadas. "Esta epidemia tiene una dinámica muy especial, y por ese motivo hay preocupación en el mundo sobre esto. Haciendo un seguimiento muy minucioso, uno puede ir tomando precauciones o decisiones", dijo.

Al ser consultado sobre si el "pico" de la epidemia podría producirse en dos semanas, como sugieren algunos especialistas, Zin contestó: "Es una especulación epidemiológica. Nadie tiene la certeza absoluta, pero es probable que ocurra que la circulación de ambos virus tengan su máximo pico en dos semanas. Es algo que hay que ir viendo día a día".

.

Comentá la nota