Los docentes pidieron la renuncia de Graciela López

Un grupo de 100 personas, aproximadamente, se manifestó ayer al mediodía en la puerta del gremio do­cente UDAP reclamando la renuncia de la conducción sindical y el endurecimiento de la negociación con el go­bierno para obtener un ma­yor in­cremento salarial.
Los docentes quieren que se establezca un salario básico de mil pesos, por lo menos, para el cargo testigo y dicen que en el plenario del miércoles se "forzó" la votación por la aceptación de la propuesta, no se permitió que algunos delegados hicieran uso de la palabra e, incluso, se impidió el ingreso de otros.

La Secretaría General del gre­mio reconoció que en el plenario se priorizó la personería gremial de UDAP, que estaba en peligro si se realizaba una nueva medida de fuerza.

La dirigente dijo que "el gremio sólo defiende al afiliado de UDAP y que muchas de las personas que estaban en la puerta del local sindical no eran afiliados al sindicato.

"Hay que ser creativos y ver de qué manera reclamamos sin perjudicar las clases", sostuvo Graciela López.

"De algo podemos estar seguros: dar un paso atrás no significa haber perdido la guerra", reconoció López.

Comentá la nota