Docentes perjudicados por intereses con Simela o Sigma

Un grupo de docentes molestos se quejaron ante Nuevo Diario por la disputa de intereses empresariales en medicina laboral (Simela Vs. Sigma) y de sufrir supuestos maltratos como cuestionamientos a los exámenes de aptitud física en las oficinas del doctor Alberto Adrián Alvarez Bueno, coordinador de Medicina Laboral que depende de la Dirección General de Personal del Estado.
Los docentes pidieron a Nuevo Diario no publicar sus nombres, pero dejaron constancias firmadas de escritos fotocopiados de reclamos por la mala atención, con el pedido expreso de reserva de identidad por represalias en las oficinas de funcionario. A su vez este medio realizó la consulta respectiva con el médico Alvarez Bueno quien rechazó las acusaciones y dijo "son todas mentiras".

Por estos días los docentes realizan sus trámites en la oficina del médico Alvarez Bueno con el objetivo de conseguir su dictamen firmado de los estudios médicos requeridos para el ingreso a EGB o para los concursos de vicedirectores. Los aspirantes deben cumplir con el requisito de contar con todos los exámenes de actitud física, en las oficinas de Santiago del Estero esquina Luis Burela.

La divergencia se originaría en la forma en que se rechazan los exámenes médicos de las tercerizadas y según revelaron, "la manera velada que se induce a tal o cual empresa de medicina laboral". Los docentes afirman que desde las oficinas de Personal, se intenta beneficiar a Simela y perjudicar a Sigma Salud y "nosotros estamos en el medio", se quejaron.

Este nuevo hecho se suma a las discrepancias e intereses de parte, surgidas tras la salida del sistema de la empresa Simela y la llegada de Sigma para desempeñar su labor en las tareas de medicina ocupacional y el control de ausentismo de los empleados de la Provincia. "Existen conflictos o intereses empresariales de los que somos ajenos", dijo una aspirante, que además sostuvo que son inducidos a una empresa en particular. Ella afirmó que cuando preguntó donde se tenía que hacer los estudios, le dijeron en Simela porque en Sigma vienen incompletos, las radiografías muy negras y les faltan análisis".

Otra docente que concursa para el cargo de vicedirectora, aseguró que cuando le dijo que los estudios se los haría en Sigma, el Dr. Bueno en tono enojado le dijo: "Sepa que yo estoy rechazando los estudios que allí se hacen porque vienen mal hechos", expresó. Según relataron en otra oportunidad otra profesional afirmó que sufrió el maltrato cuando el Dr. Alvarez Bueno le tiró los exámenes en el escritorio y le dijo de mala manera "los estudios están mal hechos", a la vez que le "ordenó que vaya a Simela".

"Estoy para trabajar no para sonreir"

Por su parte Nuevo Diario consultó al funcionario sobre los cuestionamientos en los exámenes. El médico reconoció que existieron algunos casos de Sigma en los que no le pusieron el grupo de sangre o se olvidaron de poner los análisis, pero desmintió totalmente que haya "malos tratos" y que se induzca al personal "a elegir tal o cual empresa de medicina laboral".

"Los docentes deben saber también que yo estoy aquí para trabajar no para sonreir", dijo cuando fue consultado por este medio. Aquí hay un solo doctor y dos personas más que hacen los dictámenes y nadie induce a nada.

Lo que sé es que Sigma tiene el control de ausentismo y sobre el tema Simela, afirmó que "en algunos casos debo haber contestado que Simela no estaba cerrada y que seguía funcionando, pero nada más". "Tengo 26 años de trabajo en la administración pública y estas cosas siempre ocurren con los docentes. Uno no puede tener contento a todo el mundo. Humanamente es imposible atender a muchos de ellos que dejan estos trámites para último momento.

Yo invito a la prensa que venga en la semana antes del 8 de febrero y verá el amontonamiento de docentes desesperados. Son dos personas para redactar alrededor de 70 dictámenes por día; además de los de los requeridos por aspirantes a la Policía.

Comentá la nota