Los docentes confirmaron el paro para el jueves

La medida de fuerza será por 24 horas. El gremio mantiene una línea moderada pues tiene por delante las elecciones para renovar autoridades y hay intenciones de reelección. Los municipales concedieron la tregua.
Tratando de mantener una línea “semi moderada” el gremio docente neuquino confirmó un paro por 24 horas para la semana que viene como una forma de mantener la presión al gobierno provincial en su reclamo por aumentos salariales.

Así lo confirmó este viernes el plenario de secretarios generales. El jueves que viene fue el día elegido para iniciar la medida de fuerza.

“Estamos dispuestos a concurrir a una mesa a negociar la recomposición salarial”, aseguró el secretario general de ATEN, Marcelo Guagliardo en declaraciones realizadas ante los medios de comunicación.

El dirigente reiteró su convicción en que en la provincia “hay plata” y por lo tanto, se trata de un problema de decisión política o voluntad por parte del Ejecutivo.

Todavía el gremio maneja una versión que comenzó a correr y luego fue desmentida por el gobierno: la posibilidad de un aguinaldo completo o un bono navideño. El objetivo de la conducción gremial es conseguir algo y no dar solución alguna a sus afiliados.

Guagliardo, quien afrontará el proceso eleccionario del gremio con ganas de repetir un nuevo mandato, mantiene una línea moderada a la hora de la protesta. Sabe que un paro por tiempo indeterminado o los cada vez más odiados cortes de ruta podrían convertirse en un arma de doble filo, teniendo en cuenta que la mayoría de los maestros (además de la sociedad neuquina) están en contra de este tipo de metodologías. La muerte del maestro Carlos Fuentealba marcó un punto de inflexión y hay quienes no quieren saber nada con una protesta de estas características.

Los municipales

Con el mismo reclamo y una realidad similar, el gremio de los municipales neuquinos (SITRAMUNE) finalmente se sentará a una mesa de negociación con el Ejecutivo municipal.

El sindicato que encabeza Santiago Baudino quedó en un callejón sin salida y tuvo que apelar a los métodos más violentos para llamar la atención de Farizano y su gabinete. Baudino sabe que no tiene mucho margen de negociación y corre el riesgo lógico de un desgaste que podría costarle caro ante la intransigencia de las autoridades municipales.

Comentá la nota