Doble discurso

Sorpresivamente, el intendente Miguel Lisfchitz se metió ayer en la polémica por la firma de la senadora nacional Roxana Latorre en el dictamen de mayoría sobre las facultades delegadas al Poder Ejecutivo y la potestad de cobrar retenciones a la soja, que derivó en la ruptura del bloque que compartía con Carlos Reutemann.
En diálogo con Rosario/12 dijo que "desde el punto de vista político la actitud de la senadora es muy cuestionable, y de alguna manera deja en evidencia esta especie de utilización de un discurso oportunista, electoral, con el solo objetivo de lograr la reelección, y por otro lado se hacen acuerdos con el gobierno".

Con sus declaraciones, se involucra en la pelea Reutemann Latorre.

No me interesa cuál es la relación entre ellos, pero doy una opinión sobre un hecho político preocupante. Se trata de una senadora nacional que acaba de ser electa nuevamente por un período de seis años, con el voto de muchísimos santafesinos que seguramente lo votaban más a Reutemann que a ella, pero sobre la base de un discurso preelectoral de confrontación con el gobierno de Kirchner y de adhesión a las propuestas de la Mesa de Enlace.

Usted señaló que esta postura le resultó indignante.

A menos de dos meses de esas elecciones se ejercita una actitud de doble discurso. Por un lado se sostiene aquel discurso, y por otro; en forma casi subrepticia o silenciosa, se avala con la firma un despacho de comisión que permitirá el tratamiento de ese proyecto de facultades delegadas en el senado de la Nación. Creo que una senadora experimentada como ella, que lleva seis años de trabajo en la cámara de Senadores, tiene suficiente experiencia y conocimiento del funcionamiento interno del cuerpo, como para no cometer ese tipo de errores.

¿De allí su referencia a la "borocotización" de la senadora?

Deja en evidencia esta especie de utilización de un discurso oportunista, electoral, con el solo objetivo de lograr la reelección como senadora, y por otro lado se hacen acuerdos con el gobierno; cosa que no estaría mal si se fundamentara, como lo han hecho muchos senadores y diputados que legítimamente apoyan la delegación de facultades.

El intendente opinó también sobre las explicaciones que ofreció Reutemann, quien manifestó haberse enterado de la firma de Latorre "por el diario". Lifschitz dijo que "cuando uno es un dirigente político se hace cargo de las decisiones de la gente que trabaja con uno".

Comentá la nota