El doble comando gana terreno en el Central

El doble comando gana terreno en el Central
Un grupo de directores toman las decisiones. Pero Redrado los desafiará hoy con la convocatoria a una reunión de directorio mañana, que planea presidir. Recibió Otra denuncia penal.
Martín Redrado arrancó el día con una declaración típica de quienes buscan dar el salto de técnicos a políticos. "Yo soy un economista profesional. No opino, trabajo", les dijo a los periodistas que volvieron a montar guardia temprano frente a su caserón de Belgrano. Después pasó todo el día en su despacho en el Banco Central, aunque el directorio del ente con mayoría K ya le había quitado el viernes sus principales funciones. Ahí recibió la noticia de otra demanda penal en su contra, de un funcionario que los directores K habían ascendido y él volvió a degradar cuando la Justicia lo repuso en el cargo. Pero paradójicamente, mientras el Gobierno lo acusaba de favorecer a los fondos buitres, también se encargó de apelar el fallo del juez Thomas Griesa que trabó el embargo preventivo sobre las reservas que la Casa Rosada pretende usar para los pagos de deuda. En un acto más de que sigue resistiendo, hoy convocará a la reunión de Directorio de mañana que piensa volver a presidir.

La nueva denuncia contra Redrado llegó sobre el final del horario judicial. La hizo Marcos Moiseeff, el gerente de Asuntos Legales del BCRA que había firmado el dictamen legal en el que se basó el Gobierno para defender el polémico uso de los fondos del Central.

Moiseeff, un histórico de la línea que estaba a cargo de los litigios del Banco Central contra terceros, fue ascendido el viernes último a subgerente de Asuntos Jurídicos durante las 14 horas en las que Miguel Ángel Pesce estuvo al frente de la entidad, pero luego fue devuelto a su viejo puesto por orden de Redrado. Todas las demás decisiones que tomó el directorio sin Redrado –como la creación de la cuenta del Fondo del Bicentenario, que sigue vacía– se mantuvieron firmes. Entre ellas, el quite de funciones ejecutivas al presidente.

El abogado de Redrado, Gregorio Badeni, opinó que "como no tienen éxito en lo Contencioso Administrativo, se acude al fuero penal para tratar de encontrar otra forma de remoción". Así descartó la demanda de Moiseeff, la tercera en el fuero penal que acumula Redrado desde que se desató el escándalo. En este caso, Moiseeff dijo haberse sentido afectado "personalmente" por los movimientos que ordenó Redrado en el organigrama del Central.

En los pasillos del Central, en tanto, se vivió otra jornada de "doble comando". Como el lunes, la estratégica Mesa de Operaciones estuvo a cargo de los técnicos de carrera del organismo, que manejan las intervenciones oficiales sobre el dólar y las tasas de interés. Pero esa Mesa ya no reporta a Redrado, pese a su restitución, sino a la Comisión Seis del Directorio, integrada por Miguel Pesce, Sergio Chodos, Gabriela Ciganotto y Arturo O’Connell. De todas maneras, Redrado estuvo presente en una colocación de letras del Tesoro que se realizó ayer.

Con esa comisión en sus manos, el kirchnerismo se aseguró de controlar el "día a día" del Central. Así ordenó vender dólares el lunes y ayer, primero para hacerlo bajar un centavo y luego para mantenerlo. El radical K Pesce, que preside la comisión, es de hecho el sucesor natural que tienen en mente en Olivos, al menos temporariamente.

Más cruces con Aníbal Fernández

Martín Redrado le respondió ayer al Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández. "Soy un economista profesional, yo no opino, trabajo", dijo el presidente del Banco Central a la prensa. Anteayer, el jefe de ministros lo descalificó llamándolo "payaso" en público porque el economista se negó a presentar su renuncia a la Presidenta. "Lo que está haciendo Martín es una payasada, se equivoca y duro: ve esto como una situación personal y las reservas que él dice cuidar de una manera ampulosa y edulcorada son las que nunca quiso acumular", había dicho Fernández en declaraciones radiales.

Comentá la nota