Doble atentado de la ETA en Palma de Mallorca

Las bombas fueron colocadas en dos restaurantes de la isla española. La organización se los adjudicó y acusó a la policía de "estéril". No hubo víctimas.
ETA volvió a atacar. Dos bombas explotaron este domingo en un distintos restaurantes de Palma de Mallorca, sin que se produjeran heridos. Los explosivos fueron detonados luego que la organización independentista vasca avisara por teléfono de su colocación.

El primer artefacto era de escasa potencia y se encontraba oculto en el interior de una mochila, escondida en el falso techo del baño de damas según informan los medios, un tercer restaurante de un hotel. Allí, lograron desactivar un tercer dispositivo con explosivos.

Los hechos se produjeron luego que la organización reivindicara los últimos atentados que provocaron la muerte a tres agentes de las fuerzas de seguridad españolas y aseguró que las ofensivas policiales para acabar con ella han demostrado ser "estériles".

"Lo único que se ha demostrado frustrado y estéril en estas últimas semanas, como en los últimos años, es la estrategia represiva y las vías policiales", afirmó ETA en un comunicado publicado por los diarios vascos "Gara" y "Berria".

La organización separatista respondió de esta forma a las afirmaciones del ministro del Interior español, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien calificó de "fallido" el atentado con coche bomba contra la casa cuartel de Burgos el pasado 29 de junio, que dejó 66 heridos pero pudo provocar una matanza.

Como prueba de su afirmación, ETA subraya que la furgoneta que hizo explotar en Burgos "estuvo estacionada durante medio día y cargada de explosivos en el parking del cuartel más grande que tiene la Guardia Civil en las inmediaciones de Euskal Herria". "Pese a ser el vehículo que todas las policías han estado buscando y que ha aparecido en la prensa en los últimos tres meses", destacó.

Además del atentado de Burgos, ETA reivindica el asesinato del inspector de policía Eduardo Puelles en Arrigorriaga el 19 de junio, la explosión ante la sede de los socialista vascos en Durango, del 10 de julio, y la bomba lapa que mató a dos guardias civiles el 30 de julio en Mallorca.

Comentá la nota